Conciencia Ambiental: Educar para un mundo más verde.

Pese a los esfuerzos por conservar los recursos naturales, no ha sido posible frenar el deterioro del entorno, parte fundamental del problema es la escasez de conciencia ambiental y una falta de respeto hacia la naturaleza.

Hoy más que nunca es imprescindible crear una conciencia social ante nuestra realidad ambiental para poder combatir y ganar la batalla contra los problemas del medio ambiente que han sido causados en su mayoría por nuestras acciones, y las cuales, están impactando de manera negativa tanto en el Planeta Tierra, en nuestra salud y en la calidad de vida de la humanidad.

¿Qué es la conciencia ambiental?

De inicio habrá que tener en claro el significado de lo que es la palabra conciencia, la cual, proviene del latín conscientia, que significa “con conocimiento”, por lo tanto, se define como el conocimiento de un ser que tiene de sí mismo y de su entorno.

Esta palabra también hace referencia a la moral y da lugar a un discernimiento entre lo que subjetivamente se piense como algo bueno o malo.

Por otro lado, en cuanto a la conciencia ambiental puede definirse como el entendimiento que se tiene del impacto de los seres humanos en el entorno.

En otras palabras, es comprender cómo influyen las acciones del ser humano en sus actividades cotidianas, casi siempre avasallantes y destructivas, que son justificadas por una cultura que promueve la idea imaginaria de felicidad a través de un hiperconsumo desenfrenado, feroz y voraz.

Conciencia ambiental y conciencia social.

La conciencia ambiental y la conciencia social son dos conceptos que deberán ir de la mano, ya que para que la primera pueda tener disonancia y repercusión en el entorno ambos términos deberán estar ligados entre sí.

Para lograr este objetivo, la conciencia ambiental busca influir en el proceso político de grupos de presión mediante el activismo y la educación ambiental con el propósito de proteger los recursos naturales y los ecosistemas.

Lo que dará lugar a una nueva forma de gestionar los recursos, de manera que pueda ser más amigable con el entorno, más justa y más sostenible, favoreciendo una conciencia social y ambientalista a través de la creación de nuevas políticas públicas y a su vez facilitando una educación que nos permita re-aprender una nueva forma de relacionarnos con la Naturaleza.

Educación Ambiental

Por lo tanto, hay que destacar que para la formación de una conciencia ecológica, es indispensable promover el desarrollo de una educación ambiental principalmente desde la infancia.

Ya que a partir de esta, es que se despierta realmente el conocimiento y el entendimiento de la realidad socio-ambiental, a través de valores que promuevan el cuidado y la valoración del entorno y la naturaleza.

Es así que la Educación Ambiental, es lo único que tenemos para enfrentar el futuro con esperanza y una mayor seguridad, ya que es principalmente la que otorgará esa conciencia ambiental, facilitando los valores, las competencias y la voluntad para hacer actuar tanto a individuos como a colectivos hacia la resolución de los problemas actuales y futuros del medio ambiente.

Por consiguiente, debemos imperiosa y urgentemente hacer conciencia de la importancia del cuidado del medio ambiente, liberarnos de esa “ceguera ambiental” que nos han inculcado desde siempre, abrir los ojos de una vez por todas, reconociendo y asumiendo el terrible daño que estamos causando.

Sólo así, podremos tomar la responsabilidad de nuestras acciones como habitantes que somos de este Planeta, y entonces, será posible modificar el estilo de vida que tenemos hacia uno que sea más sustentable, más sostenible, en un mundo, donde habría una mayor equidad y justicia para todos.