Alternativas a la uralita y las cubiertas de policarbonato

Roofeco

En la actualidad existen muchos materiales para construir tejados, lo que sin duda es una ventaja para el comprador ya que puede encontrar la solución más adecuada para su tejado, pero que también implica mucho tiempo para informarse sobre las propiedades de todas las opciones. En este artículo revisaremos algunas de las opciones más frecuentes para cubiertas para pérgolas y destacaremos una opción innovadora, las tejas plásticas de Roofeco.

Durante las décadas de los años 1960 hasta 1980, la uralita, también llamada amianto, asbesto o fibrocemento, era uno de los materiales más usados en todo tipo de construcciones. Ya en los años 30 del siglo pasado hubo indicios científicos de que la exposición al amianto causaba cáncer de pulmón, pero a pesar de ello se tardó hasta el año 1995 para prohibir comercializar y utilizar la uralita en España. Aunque ya no se venda, este material sigue presente en muchos edificios antiguos y retirar uralita es un asunto nada sencillo ni barato: requiere mano de obra especializada que cumpla con unos protocolos estrictos de desmantelamiento, transporte y destrucción. Cabe destacar que en el lenguaje popular, el término uralita, incluso uralita transparente sigue empleándose para referirse a placas de tejado de cualquier tipo.

Otra opción más saludable y muy frecuente son las cubiertas en policarbonato. Muchos clientes se decantan por esta opción porque son placas transparentes y porque tienen un precio asequible. Sin embargo, si lo que se busca es calidad y un producto resistente a lo largo del tiempo, existen mejores opciones que las cubiertas de policarbonato. Una de estas opciones son las tejas sintéticas o tejas de plástico, entre las que destacan los paneles para tejados de Roofeco System por su resistencia, ligereza y aspecto. Veremos en qué se diferencian de las cubiertas en policarbonato.

En primer lugar, las tejas plásticas de Roofeco tienen un espesor de 5 mm frente a las cubiertas de policarbonato, que suelen tener 1 mm de espesor. Así, las placas de tejado Roofeco son más resistentes: se pueden pisar durante la instalación y no sufren con el granizo. Sin embargo, al estar hecho de polímeros compuestos, siguen siendo un producto sorprendentemente ligero (6,5 kg/m2), lo que tiene la ventaja de que solo necesita una estructura ligera de metal, aluminio o madera. A diferencia de las rígidas cubiertas en policarbonato, las tejas ligeras Roofeco son ligeramente flexibles, por lo que se pueden adaptar a diseños curvos.

Uno de los aspectos más importantes sea quizás el aspecto: las cubiertas en policarbonato son transparentes, pero también Roofeco dispone de un modelo translúcido de su teja de plástico aparte de los modelos en color arcilla, chocolate y negro. Al disponer del mismo sistema de anclaje patentado, se pueden incluso combinar con las tejas de color, lo que permite iluminar los espacios cubiertos de frescura sin renunciar a la privacidad.

Por último, las cubiertas de policarbonato tienen la desventaja de ponerse feas al estar expuestas al sol y al clima. No así las tejas plásticas: no absorben humedad, no cambian de color ni se destiñen, por lo que esta teja española seguirá luciendo impecable después de décadas y eso sin ningún tipo de mantenimiento.

Resumiendo, las tejas plásticas Roofeco son una excelente opción si necesitamos sustituir uralita o si buscamos alternativas a las cubiertas en policarbonato. Son altamente resistentes, muy ligeras, mantienen la estética clásica de los tejados mediterráneos y se instalan sin necesidad de mano de obra especializada en un visto y no visto, ya sea para pérgolas, terrazas o casas enteras.

Más información y todas las piezas en su página web.

Actualizado el