Ahorro energético con instalaciones eléctricas

ads

El ahorro de energía o eficiencia energética, consiste en la optimización del consumo energético siendo éste un factor clave para el desarrollo sostenible.

Uno de los principales métodos de ahorro energético en las instalaciones eléctricas es el uso de la tecnología e iluminación de bajo consumo o LED.

Implementar este tipo de acciones es fundamental en la parte industrial o comercial, e incluso en aquellos lugares en los que además de instalaciones eléctricas también juega un papel importante la climatización.

El factor climatización se debe realizar con buen uso para garantizar un mayor ahorro energético. Existen controles de climatización para solventar esta problemática. Se tienen en cuenta los horarios y la temperatura dentro de unos rangos y valores.

El 60% de la energía que se gasta en los locales, lo produce la climatización. Esto provoca que su ahorro energético en las instalaciones eléctricas sea mucho más importante de lo que muchas personas creen.

Ahorro energético en instalaciones eléctricas en zonas industriales

En este sector, lo que más ayuda son la incorporación de sistemas como las baterías de condensadores o filtros en las conexiones eléctricas industriales. Por otro lado, es en cierta medida obligatorio tener corrección de la energía reactiva. Esto ocasiona que en aspectos de las facturas se ahorre en consumo y gaste menos energía.

La batería de condensadores eléctricos ayudan a rectificar la corriente eléctrica. Su función comienza con reactivar la energía que se consume, la compañía nos tarifica por ella y hace que paguemos por esa energía.

Las ventajas que tienen las baterías de consumidores es eliminar esa energía reactiva, además de bajar lo que consumimos.

Por otra parte, los filtros armónicos funcionan de forma muy similar a la de las baterías de condensadores. Provocan un aumento de intensidad y disparo de diferenciales.

Ambos ocasionan un aumento de energía reactiva.

La iluminación LED para el ahorro energético

La instalación de nuevas bombillas LED o de bajo consumo, necesitan un desembolso inicial más elevado que las bombillas tradicionales halógenas.

Sin embargo, a la larga proporcionan un mayor porcentaje de ahorro energético en la vivienda.

Se valoran los siguientes factores:

  • Cantidad de horas que está encendido el alumbrado de la vivienda
  • Cantidad de puntos de luz que hay
  • El tipo de luz que tenemos pensado sustituir

Del mismo modo que en las viviendas, esta práctica se aconseja en oficinas y sector comercio. En esta situación el ahorro energético no es tan directo como en caso de una vivienda, y por ello se recomienda realizar un estudio previo.

Actualizado el