Ahorro del coche eléctrico VS coche de combustión

La autonomía de los coches eléctricos aumenta y su precio en el mercado cada vez es más competitivo. Nos preguntamos si realmente merece la pena un vehículo eléctrico frente a un coche de combustión. En este artículo os explicaremos las diferencias entre uno y otro.

¿En qué se diferencia un coche eléctrico respecto a uno de combustión?

Antes de comprar un coche eléctrico debemos tener en cuenta varios aspectos.

La inversión inicial del vehículo

La inversión del automóvil eléctrico se amortiza con el ahorro del combustible. Las baterías de los coches eléctricos se recargan conectándolo a la corriente eléctrica.

El precio del combustible y su recarga

El combustible de los vehículos eléctricos es más económico que el de los automóviles de combustión. El precio del combustible de los coches tradicionales se triplica respecto al precio de recarga de los coches eléctricos. Actualmente, el precio de la electricidad es más económico.

La autonomía de los coches eléctricos

La autonomía de los coches eléctricos cada vez es más alta. Además, el coche eléctrico es perfecto para realizar desplazamientos de corta distancia, y los puntos de recarga van en aumento. Por otro lado, los puntos de recarga para los coches eléctricos están subvencionados, por lo que también se recuperará la inversión.

Mantenimiento de los vehículos

Los coches eléctricos están compuestos por muchas piezas, realizar el cambio de embrague, aceite, así como todas las revisiones necesarias es elevado. En cambio, los coches eléctricos no necesitan apenas mantenimiento. Solo tendrás que hacer las revisiones periódicas para su buen funcionamiento y seguridad.

Aparcamiento gratuito

Otra de las ventajas de los coches eléctricos respecto a un coche de gasolina o diesel, es que éstos quedan exentos del pago de la zona SER en las grandes ciudades. El parquímetro supone un gasto mensual considerable.

Ayudas del Estado e impuestos

Los coches eléctricos no producen emisiones contaminantes y cada vez se pone más hincapié en contribuir con el cambio climático. Los coches eléctricos reciben un 75% del Impuesto de circulación y además existen ayudas para realizar la compra antes de tiempo (PLAN MOVES II).

Conducción sin acelerones

El freno regenerativo ayuda a frenar el vehículo y aprovecha la energía cinética de la reducción de velocidad del vehículo guardándola en la batería, utilizándola posteriormente para aumentar la autonomía o para otros procesos auxiliares, como la calefacción o el aire acondicionado.

Contaminación acústica

El coche eléctrico es silencioso, en cambio, los coches de combustión producen contaminación acústica. Esto es un problema sobre todo para las grandes ciudades, donde la circulación de los vehículos de combustión producen ruidos molestos para los habitantes.

En cambio, para ahorrar combustible en nuestros vehículos debemos evitar el uso del aire acondicionado, esto afectará por igual a ambos vehículos.

Los coches eléctricos tienen multitud de ventajas respecto a uno de combustión y cada vez son más los puntos de recarga para facilitar la inversión y circulación de ellos. Cambiar el coche de combustión por uno eléctrico supondrá un ahorro importante.

Actualizado el