Adaptar tu casa para la autosuficiencia energética

Arquitectura8

Ser autosuficiente energéticamente puede ser una necesidad, una decisión para tener ahorro a medio plazo, incluso, una filosofía de vida para no depender de compañías suministradoras. Existen muchos otros motivos para que nos decidamos prescindir de contratos de suministro energético de electricidad o de gas.

Uno de los motivos es tener una vivienda en suelo rústico donde no llega la red de suministro eléctrico.

Otro ejemplo clásico es no poder hacer Declaración responsable de Segunda Ocupación para viviendas existentes o de segunda mano. Es decir, no poder renovar la Cédula de Habitabilidad, ya que el arquitecto no puede emitir el Certificado de 2ª Ocupación y Habitabilidad, al no reunir la vivienda a las condiciones urbanísticas y técnicas necesarias.

En el caso de vivienda nueva, puede darse caso de que el arquitecto, autor del proyecto de edificación, no pueda emitir el Certificado Final de Obra (al no ajustarse la obra terminada al proyecto, o carecer de licencia de edificación) y en consecuencia no es posible realizar Declaración Responsable de Primera Ocupación u obtener Cédula de Habitabilidad inicial.

El resultado de estos casos es no poder tener un contrato de suministro energético. Es cuando recurrimos a la “Autosuficiencia energética” por necesidad.

Hoy en día existen kits solares de autoconsumo para viviendas con precios desde 3500 euros que permiten vivir sin necesidad de estar conectados a la red eléctrica. Es una inversión que podemos recuperar fácilmente y desde el primer momento evitaremos sorpresas en la factura.

Los kits de autoconsumo fotovoltaicos como mínimo incluyen:

  • 4 Paneles solares fotovoltaicos
  • Regulador de carga solar
  • Conjunto de baterías, acumuladores de energía
  • Inversor, para convertir la energía generada por paneles fotovoltaicos en electricidad
  • Generador de apoyo, o emergencia, de gasoil

Hay que tener presente que los kits más económicos están diseñados para consumos de alrededor de 3000 W. Para garantizar el funcionamiento óptimo de estos kits necesitamos adaptar nuestra vivienda para su utilización. Las medidas más destacables son:

  • Procurar utilizar los electrodomésticos de alta eficiencia A +, A++, A+++. Por ejemplo, lo ideal es disponer de un Frigorífico de 200 W, una TV de 50 W, Lavadora de 1500 W… Etc.;
  • Tendremos que disponer de bombillas LED o fluorescentes compactas
  • Llevar cuidado con aparatos de alto consumo como puede ser aspiradora o lavadora. Su uso debe ser puntual, unas veces por semana.
  • Es probable que tengamos que prescindir de aire acondicionado si nuestro kit de autoconsumo es de 3000 W, o valorar si es viable su utilización;
  • Tendremos que optar por el uso de calentador de agua a gas con bombona. Es la opción más económica y que también se puede combinar con equipo solar térmico para cogeneración de agua caliente. Así, el calentador solamente tendrá que terminar el proceso de calentamiento de agua ya precalentada por las placas solares térmicas.
  • La calefacción podrá ser con gas, mediante estufa o mediante radiadores que obtienen agua caliente procedente de calentador mixto (unidad para agua caliente sanitaria y de calefacción).
  • Otra opción de calefacción es mediante biomasa, como estufa de pellets, que puede ser canalizable para varias estancias, o bien chimenea insert de leña.
  • Un tip importante es tener una vivienda constructivamente eficiente. Esto significa disponer de suelo tipo tarima con aislante, tener protecciones solares móviles como lamas regulables o toldos para protegerse contra incidencia de rayos solares; techo y fachadas bien aisladas, ventanas con rotura de puente térmico o de madera; disponer de ventilación cruzada para refrigeración nocturna en verano. Todo esto baja significativamente el consumo energético haciendo posible la autosuficiencia.
Actualizado el