¡Únete!

¡Inscríbete gratis y recibe las mejores ofertas a través de "Territorio Ahorro"!

¡Suscríbete!

¿Qué se puede reciclar de un vehículo?

desguace

Con el fin de proteger el medio ambiente y la salud de la población ensambladora en todo el mundo, diseñan vehículos con piezas y componentes poco contaminantes y reciclables.

Se trata de un nuevo reglamento, ratificado por el Consejo de Ministros, que adapta la Ley de Residuos y Suelos Contaminados, incluso en lo que se refiere a: inspección, limpieza o reparación de las piezas de automóviles que se han convertido en residuos y se van a reutilizar. cuyo objetivo es reducir el impacto medioambiental y conseguir una mejor valorización de los materiales es la normativa europea encargada de definir el diseño de los nuevos vehículos y el método de recogida y tratamiento de los residuos generados.

Casi el 90% de un vehículo se puede reciclar. El resto va directamente al vertedero.

En España, casi 853.000 vehículos fueron dados de baja el año pasado. Incluidos 631.000 coches, 120.000 camiones y el resto entre motos, autobuses, tractores, etc. Los modelos de coches más retirados son por ejemplo algunos de los siguientes:Seat Ibiza, Renault Mégane, Ford Fiesta.

¿Quién es responsable?

El Real Decreto establece que los fabricantes (fabricantes e importadores) son los encargados de organizar y financiar la recogida y disposición de los vehículos al final de su vida útil, así como del tratamiento de los residuos generados. Además, deben presentar un informe anual sobre la puesta en el mercado de vehículos y sobre los residuos generados, recogidos y tratados, que se incluye en el informe anual de los gestores de residuos de las empresas de tratamiento de vehículos.

¿Cómo se reciclan los coches?

1. El vehículo debe ser dado de baja en el tráfico y este proceso debe ser realizado por el propietario.

2. Debe llevarlo a un Centro de procesamiento de vehículos autorizado (CAT),comúnmente conocido como "desguace".

3. Los Centros Autorizados de Tratamiento (CAT), se encargan de todo. Primero se debe retirar los componentes peligrosos y dañinos para el medio ambiente.

4. Se clasifican y almacenan elementos reutilizables (puertas, parachoques, espejos, amortiguadores, motores, etc.). Todo lo que sobra se envía a la empacadora de chatarra.

5. Estos desechos se envían a las empresas especializadas que se encargan de separar los metales del vidrio y otros contaminantes.

Los residuos peligrosos

Filtro de aceite: los componentes se separan para su reciclaje. Por un lado la parte metálica y por otro lado la parte del filtro para convertirlo en papel.

Combustible: Los vehículos que llegan al CAT no suelen hacerlo con mucha gasolina (obviamente), pero lo que sobra se puede reutilizar aunque esté prohibido vender.

Gas: Suelen provenir del aire acondicionado. Si es peligroso para la capa de ozono, será destruido. De lo contrario, se extraerá, limpiará y reutilizará.

Líquidos: Según su origen, son reciclables y se pueden recuperar. En caso contrario, serán trasladados a contenedores específicos para su destrucción según su origen.

Baterías: El ácido contenido debe separarse cuidadosamente para su reutilización o destrucción. Después de eso, sus láminas de metal y plástico se separan y reciclan.

Los residuos no peligrosos

Neumáticos: Son inofensivos hasta cierto punto. Quemarlos es muy perjudicial para el medio ambiente. Pueden reciclarse o reutilizarse en decenas de productos.

Piezas mecánicas: su objetivo más probable es una persona que no quiera gastar demasiado dinero en una pieza nueva y prefiera una pieza usada.

Aluminio: un elemento que se puede reciclar y convertir en el mismo componente que se encuentra en muchas autopartes nuevas.

Fibras: Dependiendo de su estado, son difíciles de reutilizar. Los que no se pueden reciclar tienen un alto valor energético.

Cable: el metal está separado del plástico. Ambos son reciclables y convertibles en cables y conductores nuevos para vehículos nuevos.

Plásticos: algunos se pueden reutilizar por completo como piezas de repuesto. Otros se pueden reciclar, fundir y convertir en piezas nuevas.

Actualizado el