6 cosas que no sabías del cambio de divisas

Cambio de divisas

Muy pronto vamos a poder viajar libremente como hicimos antes de la pandemia. Y con los viajes a lugares remotos llegarán las necesidades de siempre: alojamiento, restauración, alquiler de coches o cambio de divisas. En este post te contamos 10 cosas que seguro que no sabías sobre el cambio de moneda, para que tu bolsillo no se resienta.

Divisas y monedas no son lo mismo

La primera y más importante es que una cosa son las divisas y otra las monedas, aunque se llamen igual. Por ejemplo, el dólar es una divisa y también una moneda. Pero cuando viajas a cualquier lugar y necesitas dólares, estás haciendo un cambio de moneda y no de divisa.

Y sin embargo, los tipos de cambio que consultas en los conversores de divisas te dan un precio de cambio para la divisa dólar (respecto al euro, en nuestro caso). Pero no te dan el precio que te encontrarás en tu banco o en una casa de cambio.

Y ello es porque los conversores usan el tipo de cambio mayorista para las divisas. Y estas entidades con las que puedes operar te dan un tipo de cambio minorista de la moneda. Bastante peor que el que puedes consultar con tu móvil, ¿verdad?

Claro, porque, bancos y casas de cambio compran billetes de las distintas monedas del mundo, que tienen costes de transporte de un punto a otro. Además corren con el riesgo de depreciación de muchas divisas de países inestables. Y, por último, le aplican un margen y una comisión para asegurarse de que ganan con tu cambio de moneda.

Opciones de cambio

Los dos tipos de entidades financieras autorizadas para cambiar moneda en España son los bancos y las casas de cambio. Estas últimas son bastante desconocidas y las tendemos a asociar con esos negocios de cambio que nos la clavan en el aeropuerto. Pero fuera de estos recintos tienen precios razonables y sin comisiones fijas. Aunque hay de todo.

 

Las casas de cambio están autorizadas por el Banco de España, quien las somete a auditorías para evitar que se pueda blanquear capitales a través de ellas. Se diferencian de los bancos en que estos conocen ya a sus clientes, únicos a los que venden o compran divisas.

 

Pero las casas de cambio atienden a cualquier consumidor, sea cliente o no. Por eso, estas últimas te van a pedir siempre tu documento de identidad si eres residente (DNI o NIE), o un pasaporte si eres turista de visita por España.

 

Tipos de cambio vendedores y compradores

Si consultas la web de un banco o te acercas a una casa de cambio verás unos listados con los nombres de las divisas (dólar, libra, coronas, pesos, dírhams, etc.). Y distintos precios difíciles de entender en dos columnas donde pondrá VENTA y COMPRA.

Como estas empresas tienen poca sensibilidad por el usuario de a pie, exhiben precios de cambio mirándose a su ombligo en vez del del consumidor que tienen delante estupefacto. Los tipos de cambio de VENTA, son aquellos a los que ellas te venden. Si el tipo de cambio de venta del dólar es 1,209900 significa que por un euro te darán en mano 1,209900 dólares americanos.

Un truco para entender mejor lo que significan estos tipos de cambio es multiplicar por 1000 la relación del tipo de cambio anterior. De esta manera, entran en juego los decimales del tipo de cambio. En el ejemplo anterior por 1000 euros te darán 1209 dólares, y ahí ya empiezas a poder comparar precios entre distintas empresas apreciando las diferencias.

Los aeropuertos son muy caros

Y ahora puedes informarte en alguna de las casas de cambio que operan en el aeropuerto sus precios de cambio. Por ejemplo, a fecha de este post, en el aeropuerto de Madrid, T4, se venden dólares a un tipo de cambio de 1 EUR = 0,980531 USD.

Que multiplicado por 1000, significa que por tus mil euros te darían en mano 980 dólares. Como puedes comprobar, la diferencia entre una casa de cambio barata y una casa de cambio en un lugar muy caro como el aeropuerto de Barcelona (el de Madrid es igual de nefasto), es de 229 dólares.

Los bancos cobran comisión

Por su parte, los bancos, aunque suelen ofrecer tipos de cambio más razonables que las casas de cambio en aeropuertos, te cobran todos entre un 2,5% y un 3% de comisión, con un fijo sobre los 10 euros.

Esto quiere decir que para comparar distintos servicios tendrás que restarle a tu presupuesto de cambio (los 1000 euros de tu cálculo mental), entre 25 y 30 euros, y aplicar el tipo de cambio del banco a 970-975 euros en vez de a 1000.

Y ojo porque hay casas de cambio a pie de calle en lugares turísticos que te cobran comisiones fijas del 20% (han sido multadas por el Banco de España por no informar adecuadamente de esta comisión).

Usa un comparador de cambio de moneda

¿Qué te han parecido los anteriores consejos? Interesantes, ¿verdad? Pues queda uno más, y es comparar precios en al menos tu banco y un par de casas de cambio.

Nuestro consejo cuando vayas a cambiar moneda es comparar, peras con peras (restando las comisiones), la divisa que obtendrás en tu banco, y luego utilizar un comparador de cambio de divisas como Cambiator que trabaja con las casas de cambio más baratas en España.

Actualizado el