Se encuentra usted aquí

Pagar menos por la electricidad

baja_luz

Actualmente el mercado energético presenta una multitud de opciones para abaratar el coste de nuestra factura de la electricidad. La liberalización del mismo ha permitido que las comercializaciones pacten libremente el precio del kWh y del kW con los clientes.

Pero esto solo ocurre dentro del mercado libre donde las compañías tienen esa capacidad y no dentro del mercado regulado donde se tienen que ajustar a lo dictado en el mercado mayorista (pool). Además, en ambos mercados se tienen que mantener los costes por los peajes de acceso, que son aquellos que están regulados por el Gobierno.


Rebaja en el precio de la electricidad

El mercado eléctrico ha obtenido un superávit de 550 millones de euros

En base a las previsiones del Ministerio de Industria, José Manuel Soria anunció hace semanas la posibilidad de reducir el coste de la electricidad si el ejercicio del sector en 2014 cerraba con superávit. Tras haberse cumplido esa premisa el ministro de industria mantiene la posibilidad de bajar el coste correspondiente a los peajes de acceso.

Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el mercado eléctrico ha obtenido un superávit de 550 millones de euros, situación que no se repite desde hace más de diez años.

Desde el Ministerio de Industria aseguran que los resultados obtenidos se deben al funcionamiento de la reforma implantada en el mercado eléctrico. también ponen de manifiesto la posibilidad de reducir la factura de la luz a medida que se amortice la deuda que contrae el sistema en la actualidad.

Tarifas de acceso en electricidad

Los comúnmente denominados peajes de acceso son costes que fija el Ministerio de Industria periódicamente (al año) y son totalmente independientes de los precios establecidos por las comercializadoras. Estos conceptos suponen el 41,1% del importe total de la factura de la luz, por lo que la rebaja anunciada por José Manuel Soria abarataría en parte, el coste de la electricidad en los hogares.

Los peajes de acceso son los costes fijos de la factura de la luz relacionados con el transporte de la electricidad hasta el suministro de cada vivienda o local comercial. A continuación se detallan los costes a tener en cuenta para los peajes de acceso:

  1. Transporte.
  2. Distribución.
  3. Gestión comercial.
  4. Operador del sistema y Comisión Nacional de la Energía (CNE).
  5. Primas al régimen especial y energías renovables (costes de diversificación).
  6. Déficit tarifario es la diferencia entre lo recaudado con los peajes de acceso (los precios regulados fijados por el Estado) y el coste real por el transporte, la distribución, las subvenciones a algunas energías y los servicios.

En todas las facturas de la luz aparece un concepto denominado "cuantía peaje" o "coste por peajes de acceso" que se atribuye al coste que establece la comercializadora por utilizar la red eléctrica de la distribuidora de la zona.

Este tipo de coste lo fija el Gobierno y la comercializadora introduce el importe por peajes de acceso tanto en el término fijo como en el de consumo. En la mayoría de facturas, este coste viene reflejado de manera individual para que el cliente conozca cuánto paga por este concepto.

Buscar una tarifa de luz económica

Aquellos usuarios que necesiten ahorrar en electricidad pueden buscar otras alternativas, que les permita pasar del mercado regulado al libre o incluso encontrar una tarifa liberalizada con mejores descuentos. El mejor método para encontrar una buena oferta es utilizar un comparador de luz y atender a los descuentos que se pueden encontrar:

  • Descuentos que finalizan al acabar la oferta por la que se contrató la tarifa.
  • Descuentos ligados al consumo. (Algunas comercializadoras engrosan el porcentaje del descuento con el incremento del consumo del cliente).
  • Descuento sujetos a la contratación de algún servicio de mantenimiento.
  • Descuentos indefinidos. Este tipo de descuentos son los más rentables para el usuario.
  • Descuentos variables. Con este tipo de descuento se garantiza al cliente el descuento sobre alguno de los términos, asimismo también se le advierte de la variabilidad del mismo a lo largo del tiempo.

Reducir el consumo eléctrico

ahorrar

Es importante fijarse en cuál de los términos que conforman la factura eléctrica ocupa el grueso del importe total.  Si el cliente detecta que está realizando un gasto considerable en el término de consumo puede optar por modificar sus hábitos, evitando consumos innecesarios, a fin de reducir el gasto en este término de la factura.

En cambio, si el cliente paga un importe elevado por el término de potencia y no realiza grandes consumos de manera habitual, esta opción no va a proporcionarle gran ahorro en su factura. Será recomendable explorar tarifas eléctricas que incluyan descuentos en el término de potencia.

Bajar la potencia contratada

Reducir la potencia eléctrica es otra de las opciones que pueden abaratar el coste final de la factura. Sin embargo, no es una de las opciones más recomendables, puesto que en algunos casos bajar la potencia contratada repercute en el rendimiento óptimo de la vivienda.

Además hay que tener en cuenta que los cambios de potencia solo se pueden realizar una vez al año, por lo que el usuario debe tener especial cuidado a la hora de elegir la potencia eléctrica con la que va a funcionar su vivienda. Las reducciones de potencia solo están recomendadas en los siguientes casos:

  1. Usuarios que inicialmente contrataron un término de potencia ligeramente superior al recomendado para las características de la vivienda y del número de electrodomésticos.
  2. Usuarios que cambien la calefacción eléctrica por calefacción de gas natural. En este caso la potencia contratada inicialmente sería muy superior a la necesaria.