Se encuentra usted aquí

Aumentar la potencia contratada

Ayer hablábamos en el blog sobre qué es la potencia contratada y algunas de sus características. Pero algunas viviendas tienen una potencia contratada superior o inferior a la realmente necesaria y eso puede ser un problema en ambos sentidos.

Hoy vamos a hablar de la posibilidad de que esa potencia contratada sea insuficiente en la vivienda y que los plomos salten cada vez que tenemos varios electrodomésticos conectados a la vez. ¿Y por qué se corta el suministro de luz? ¿Cómo se sabe cuándo se ha superado la potencia? Y aquí es cuando se explica la importancia del Interruptor de Control de Potencia (ICP).

¿Qué es el ICP?

Seguro que si vas por la calle preguntando a la gente que es el ICP, muchos dirán que no han escuchado esa palabra en su vida, pero seguro que su función la conoce la mayoría de la gente. El Interruptor de Potencia se conoce coloquialmente como “saltar los plomos” y corta el suministro de nuestra vivienda dejándonos sin luz momentáneamente. ¿Y esto por qué ocurre?

El ICP nos informa cuándo en una casa se ha superado la potencia contratada y por lo tanto se deberán desconectar algunos electrodomésticos para que no vuelva a ocurrir. Esto no significa que te vayas a quedar sin luz, ni que tengas que llamar a la compañía porque te la hayan cortado, sino que tendrás que ir al cuadro general de mando y volver a activar el suministro. ¿Y qué hago si me sigue pasando? Eso te lo explicamos a continuación…

¿Cómo aumentar la potencia contratada?

Imaginemos que en el momento de contratar la luz por primera vez, solicitamos una potencia, pero con el paso del tiempo nos hemos dado cuenta de que es insuficiente para nuestra vivienda. ¿Y ahora que se puede hacer? A nadie le gusta tener que estar controlando cuántos aparatos eléctricos se conectan a la vez así que lo mejor será aumentar la potencia contratada.

Por ejemplo, si un consumidor tiene una potencia de 3,45 kW en su vivienda y continuamente le saltan los plomos será porque necesita más potencia de la que actualmente tiene contratada. Para solucionar este problema solo tiene que llamar a la compañía solicitando un “aumento de potencia” y ésta se encargará de realizarlo. El consumidor puede elegir entre alguna de las potencias normalizadas, hasta que encuentre la que más le conviene.

¿Y ya está? No, por desgracia a la hora de incrementar la potencia, el cliente tiene que abonar un precio por aumentar la potencia contratada, independientemente de la compañía con la que tenga contratada. La cantidad que tendrá que pagar rondará los 60 euros por cada salto que se realice. Así que si se tiene contratado 3,45 kW y se quiere aumentar a 5,75 kW se tendrá que pagar 120 euros (ya que existe una franja intermedia que es 4,6 kW).

¿Cuánta potencia puedo aumentar?

Cuando necesitamos una potencia muy elevada, hay que tener en cuenta que quizás la instalación no esté preparada para soportarla, habrá que consultar en el certificado de la instalación eléctrica, que tiene un apartado de potencia máxima admisible. Por lo que, no podemos contratar una potencia superior a la que aparece en el boletín, si quisiéramos superarla, habrá que modificar la instalación para potenciar sus prestaciones.

Ya que hoy hemos tratado el tema del aumento, mañana nos centraremos en disminuir la potencia contratada, ya que muchas viviendas están pagando de más por potencia que ni siquiera necesitan.

Para más información de energía llame al 91 198 10 05