Tu primera casa: 4 cosas que debes tener en cuenta

¡Por fin está hecho! Cuando los sueños del hogar se hacen realidad, es fácil olvidarse de todo lo demás. Mientras tanto, mudarse bajo tu propio techo significa una serie de responsabilidades completamente nuevas. Te sugerimos lo que debes recordar.  

1. Sustitución de ventanas y cerraduras

Para garantizar su seguridad, al comprar una casa de segunda mano es obligatorio sustituir las cerraduras de todas las puertas por unas cerraduras más seguras. Si las puertas exteriores están dañadas y no parecen muy sólidas, es bueno invertir en su sustitución por otras nuevas. Las puertas exteriores macizas y duraderas serán también una protección eficaz contra los robos.

Este aspecto sólo se aplica a las personas que compraron su casa en el mercado secundario. La sustitución de las ventanas por otras nuevas eliminará los puentes térmicos existentes y, por tanto, las grandes pérdidas de calor. Unas ventanas bien seleccionadas garantizan un aislamiento térmico eficaz y reducen los costes de calefacción.

2. Selección e inspección del sistema de calefacción

Si el calor de tu casa lo proporciona una caldera de calefacción central, debes ocuparse de su inspección periódica. Un mantenimiento adecuado, la limpieza y la sustitución de los componentes (incluido el filtro de aceite o de agua) costará mucho menos que comprar un aparato completamente nuevo y garantizará su uso seguro a largo plazo. Por otro lado, una chimenea eléctrica eficiente y barata es una solución que cada vez eligen más y más españoles. 

3. Aclimatación en el vecindario y conocer a los vecinos

¿Cómo lidiar con el estrés de la mudanza a un nuevo lugar? En primer lugar, prepárarate para el hecho de que no todo saldrá bien. Un coste de la vida mucho más elevado, un clima completamente diferente y largas distancias a lugares que no hace mucho tiempo estaban cerca, son sólo algunos de los retos a los que se enfrentan los nuevos propietarios. Así que hazte rápido el amigo de los vecinos y busca tus nuevos sitios favoritos en el vecindario.

4. Inspecciones técnicas periódicas

La ley de construcción obliga al propietario de una vivienda unifamiliar a realizar, al menos una vez al año, una inspección técnica de la instalación de gas y de los conductos de la chimenea. Por otro lado, cada cinco años se debe realizar una inspección técnica general del edificio y sus instalaciones, y como buena práctica también se recomienda revisar el estado del tejoado, los canalones, la chimenea en otoño y primavera.

Estás son las 4 cosas que debes tener en cuanta en tu casa nueva. 

El silencio y la paz tras el muro, la ausencia de vecinos que miren por las ventanas, la posibilidad de tomar café en la propia terraza en verano... son las grandes ventajas de vivir en tu propia casa con jardín. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la propiedad no sólo implica placeres, sino también un montón de responsabilidades: tanto las derivadas del sentido común como las definidas por la letra de la ley.

Mudarse a una nueva casa es un gran reto, especialmente para quienes han vivido hasta ahora en un edificio multifamiliar. En este punto, nosotros mismos nos convertimos en administradores, contables, cuidadores, profesionales, limpiadores... En una palabra: todas las funciones que hasta ahora eran responsabilidad de la comunidad o cooperativa se nos transfieren. Pero la aventura merece la pena.

 

Actualizado el