Meteorología para barcos

Meteorología para barcos
Meteorología para barcos

Aunque vayas a salir a navegar, ya sea en tu barco o en uno de alquiler, es básico tener ciertas nociones de meteorología marítima. Esto es importante, no sólo para anticiparnos a los posibles problemas que puedan aparecer, sino también para estar preparados y poder navegar bajo cualquier condición.

El estado del mar

El estado del mar puede variar mucho según el oleaje, la lluvia y la niebla. Estos son los peores enemigos de los navegantes ya que pueden causar muchas complicaciones.

Es imprescindible tener información meteorológica y saber interpretarla. Dicha información puede ser obtenida mediante el parte meteorológico que se difunden las emisoras de radio, las TV, las Capitanías Marítimas, radios costeras o páginas sobre barcos con apartados sobre meteorología.

Meteorología marítima

Presión atmosférica

Es el peso del aire sobre la superficie terrestre como consecuencia de la atracción que ejerce la Tierra. La presión es una de las variables más fundamentales con las que se cuenta para poder predecir la meteorología marina. Depende de la altitud, disminuyendo con ella puesto que cuanto mayor es la altura, menor es la presión atmosférica.

La presión normal a nivel del mar es de aproximadamente 760 milímetros de Hg.

Viento

El viento puede ser muy peligroso a la hora de navegar en barco. La escala de vientos de Beaufort es utilizada mundialmente cuando se navega en barco y es que está aprobada por el comité meteorológico internacional:

  • Calma: La velocidad de los nudos es menor de uno. Lo común es que el mar esté llano, como si de un espejo se tratase.
  • Ventolina: La velocidad de los nudos es entre 1 y 3. En este momento el mar empieza a rizarse un poco.
  • Flojito: La velocidad de los nudos es entre 4 y 6. Se observa una brisa bastante débil donde las olas pequeñas no llegan a romper del todo.
  • Flojo: La velocidad de los nudos es entre 7 y 10. Las crestas de las olas empiezan a romper.
  • Bonancible: La velocidad de los nudos es entre 11 y 16. Se observa una brisa moderada con olas largas.
  • Fresquito: La velocidad de los nudos es entre 17 y 21. Las olas empiezan a ser moderadas y largas y hay una gran abundancia de borreguitos.
  • Fresco: La velocidad de los nudos es entre 22 y 27. En este momento las olas son grandes y con espuma blanca en las crestas. La navegación empezaría a ser un poco peligrosa para los barcos pequeños.
  • Frescachón: La velocidad de los nudos es entre 28 y 33. El viento es fuerte y la espuma de las olas se arrastra en dirección del viento. El mar en este momento se denominaría gruesa.
  • Temporal: La velocidad de los nudos es entre 34 y 40. El viento es duro y las olas son altas con grandes rompientes.
  • Temporal fuerte: La velocidad de los nudos es entre 41 y 47. Las olas son gruesas y el mar empieza a rugir. La navegación se complica mucho, tanto que se dificulta la visibilidad.
  • Temporal duro: La velocidad de los nudos es entre 48 y 55. Las crestas de las olas son muy empenachadas y el mar está muy blanco. La visibilidad es prácticamente nula.
  • Temporal muy duro: La velocidad de los nudos es entre 56 y 63. Se denomina comúnmente borrasca, las olas son muy grandes tanto que incluso los buques de mediano tonelaje se empiezan a no ver. En este momento la navegación es imposible.
  • Temporal huracanado: La velocidad de los nudos es entre 64 y 71. No hay visibilidad y navegar es un gran riesgo.

Nubes

La aparición de nubes se debe a que una masa de aire húmedo se enfría hasta el momento de condensarse, es decir, se ha pasado de un estado líquido o sólido en forma de pequeñas gotas de agua. Dependiendo de la cantidad de gotas de agua que enturbian el aire, la transparencia de la nube variará.

Las nubes se clasifican según su forma, su altura de base y su proceso formación. Una de las clasificaciones más interesantes a tener en cuenta a la hora de navegar es la de la altura de las nubes:

  • Nubes altas: La altura es superior a los 6000 metros. Este es un cielo perfecto para navegar ya que se puede vislumbrar perfectamente todo.
  • Nubes medias: La altura se encuentra entre los 2000 y 6000 metros. No hay problemas de visibilidad.
  • Nubes bajas: Menos de 2000 metros. Aparece un poco de niebla y pueden ir acompañadas de precipitaciones.
  • Nubes de desarrollo vertical: La característica principal de este tipo de nubes es la gran altura vertical que tienen que va de los 600 a los 13000 metros. Navegar con unas nubes tan bajas puede ser bastante peligroso y complicado hasta para los más expertos.