Los coches más innovadores

Está claro que la llegadas de las nuevas energías al mundo del automóvil ha supuesto un gran cambio en las tecnologías y modelos de los vehículos. Sin embargo, las grandes innovaciones del mundo del motor de hoy en día tuvieron a sus pioneros hacer muchos años. Veamos cuáles han sido algunos de los vehículos más innovadores a los largo de la historia más reciente.

La guerra entre coches eléctricos

Nissan LEAF y el Chevrolet Volt-2 son las apuestas de presente en la industria del automóvil eléctrico y el comienzo de un nuevo futuro en el mundo de la automoción.

El Nissan LEAF es un coche 100% eléctrico, de baterías de iones de litio, 109 CV, 175 km de autonomía y posibilidad de recarga rápida. Una auténtica berlina de cinco plazas deliciosa de conducir (y nada que ver con “un cochecito eléctrico de juguete”).

El Chevrolet Volt en cambio es un coche eléctrico de autonomía extendida, de 150 CV y unos 65 a 80 km de autonomía eléctrica. Para cuando las baterías se descargan un pequeño motor de gasolina genera electricidad, evita que el coche se quede tirado, y permite aumentar la autonomía hasta casi 500 km.

El éxito y el fracaso

Parece mentira pero ya en la década de los noventa en Estados Unidos se fomentaban los coches que cuidaran el medioambiente, no emitieran nada contaminante y cuidaran la calidad del aire y la salud de sus ciudadanos.

Así pues, en 1996, General Motors lanzó el pionero GM EV-1, un coche 100% eléctrico, aerodinámico, de baterías de plomo-ácido primero y de níquel metal hidruro después, de 138 CV y hasta 200 km de autonomía.

Siguiendo esta línea pero buscando, cómo no, la mayor innovación, nació el Tesla Roadster. Un deportivo totalmente eléctrico y muy rápido, destino a acabar con el estereotipo de que los coches eléctricos eran lentos. Con sus casi trescientos caballos era capaz de pasar de 0 a cien kilómetros por hora en 3,7 segundo. Además, con una autonomía de 260 kilómetros.

Los híbridos, pasado y presente

El principio que rige los coches híbridos es el de aprovechar la energía que se desperdicia cuando sobra (acumulándola en una batería) y utilizarla cuando se necesita y falta.

Y esto nos puede parecer algo muy actual. Sin embargo, el primer coche híbrido data, nada más y nada menos, que de 1900, cuando Ferdinand Porsche construyó el Lohner-Porsche Semper Vivus.

Casi un siglo después,Toyota decidió lanzar su propio vehículo híbrido, el Toyota Prius.

Los más extraños de su clase

En este caso os hablamos de un utilitario diésel de inusitada eficiencia (sí, diésel, no os asustéis) (el Volkswagen Lupo 3L TDI) y un coche híbrido a gas casi desapercibido (el KIA Forte LPI Hybrid).

En 1999 Volkswagen decide poner en práctica en un mismo coche, un pequeño diésel de tres puertas, toda una serie de medidas para reducir el consumo al máximo, como el start/stop.

El surcoreano Kia Forte LPI Hybrid en cambio es raro por ser, por el momento, el único coche híbrido en el mundo que está preparado para usar gas licuado del petróleo (GLP).

Los coches híbridos también pueden ser diésel

Los coches híbridos que conocemos son coches híbridos de gasolina. Incluso hemos llegado a pensar que no existían los híbridos con motor diésel o que no se no podían hacer. La verdad es que el mayor coste, peso, rudeza (y emisiones de partículas y óxidos de nitrógeno) de un motor diésel, no jugaban a favor de la hibridación de estos.

Sin embargo la aventura de Audi con los coches híbridos no empezó con el Duo TDI de 1997 (que por cierto fue el primer turismo híbrido diésel de la historia), se remonta años atrás hasta 1989, con el primer Audi Duo, un Audi 100 Avant

Peugeot pretende conseguir lo que no logró Audi, vender híbridos diésel. El Peugeot 3008 HYbrid4 es un monovolumen con aspecto de todocamino y tracción a las cuatro ruedas, de 200 CV y un consumo de solo 3,8 l/100 km.

Actualizado el