5 consejos para convertirse en un buen líder empresarial

Líder

Todo líder cree o sueña con ser el mejor líder de negocios. Y todos tienen sus propias ideas y creen que tienen la clave del éxito. Para algunos, destacar rima con firmeza e intransigencia, para otros, con flexibilidad y comunicación, o con diplomas y títulos.

De hecho, no hay una fórmula mágica para convertirse en el mejor empresario. Lo que hay que saber es que para dirigir bien un equipo y tener éxito en un proyecto determinado, hay que saber combinar habilidades, comportamientos y actitudes bien definidos.

JEYPA expertos en gestoría Getafe aporta varios consejos importantes para convertirse en un buen líder empresarial.

Promueve a tus empleados

Respeto

Un empresario debe respetar a sus empleados. No los subestimes, no les des la espalda, no importa cuán grande o pequeña sea la tarea. Y recuerda que respetar a los demás también significa obtener respeto.

Motivar

Motiva a tus empleados apreciando sus logros y felicitándolos por su éxito. A veces, simples gestos, un cumplido, una sonrisa, un "hola" pueden reconfortar y estimular a una persona o a un equipo y empujarlos a avanzar y hacerlo aún mejor.

Les muestras que su líder es sobre todo un ser humano, capaz de reconocer su verdadero valor. Y esta motivación tendrá sin duda un impacto positivo en toda la empresa. Este otro artículo te da 9 consejos para motivar a los empleados.

Escuchar

Es cierto que el jefe es quien da las órdenes y confía las misiones a sus empleados. Pero un buen jefe debe saber escuchar a su equipo. En efecto, para que todo funcione bien, no basta con escuchar al mercado, el gerente debe también escuchar a sus empleados, colaboradores y clientes para tener una visión completa y más clara de los proyectos de su empresa. El gerente también debe escuchar al mercado, a la gente con la que trabaja y lo que puede lograr con ellos.

Así que déjalos hablar y escuchar sin reprimirlos o juzgarlos.

Involúcralos

El empresario que quiera ser líder en el verdadero sentido de la palabra debe involucrar a sus colaboradores y empleados en los proyectos que emprenda. Debe comportarse como un líder de equipo, proponer sus ideas sin imponerlas, sin crear barreras entre él y los demás (empleados o colaboradores) y proporcionarles los medios y herramientas necesarios para realizarlas.

Al hacerlo, los involucra en los proyectos de la compañía, lo que sólo puede motivarlos y empujarlos a trabajar de manera aún más eficiente.

Saber cómo manejar

  • Planifica tus proyectos de manera clara y precisa para evitar confusiones o malentendidos con tus empleados.
  • Toma decisiones claras. No tienes que contarle todo a tus empleados, pero sería una buena idea explicarles por qué. De esta manera, habrás ayudado a establecer un mundo de confianza dentro del equipo y a crear una atmósfera relajada.
  • Sé razonable, incluso si tus expectativas son ambiciosas. No impongas a tus empleados tareas que estén más allá de sus capacidades. Pronto te arrepentirás: pérdida de tiempo, dinero y decepción en el equipo.
  • Adáptate a todas las situaciones. Pase lo que pase, improvisa y encuentra rápidamente la solución correcta - ¡pero no confundas la improvisación con la prisa!
  • Anticipa y planifica un curso de acción en caso de una crisis del mercado, o para frustrar los planes de un competidor que pueda suponer una amenaza para tu negocio. Un líder que no tiene una visión del futuro de su empresa nunca será un líder.

Delega

Algunos empresarios están acostumbrados a querer gestionar y resolver todo. Un buen empresario es alguien que sabe cómo detectar el talento. Saber rodearse de un equipo competente y eficiente y, sobre todo, no duda en delegar tareas a autónomos contactando con una empresa bien remunerada.

Un día u otro, te darás cuenta de que no siempre tienes tiempo para hacerlo todo, o que por una u otra razón (baja, accidente, jubilación...) tienes que dejar tu trabajo. Al delegar, estás demostrando a tus empleados que confías en ellos. De repente, se sentirán valorados, motivados y esto los empujará a ir más allá de sus límites.

Afirmarte a ti mismo

El mejor empresario no es el que acumula títulos. Puede ser autodidacta y tener las cualidades de un líder. Afirmarte y posicionarte como líder, sin importar la decisión que tengas que tomar y sin importar la situación que enfrentes. Tener carisma y saberse respetar, sea cual sea la dificultad del problema, sin oprimirse.

Predicar con el ejemplo

  • Principios y valores: un buen líder de negocios debe tener principios éticos que lo guíen en sus decisiones y en todo lo que haga.
  • El retorno de uno mismo: un empresario no sólo da órdenes a sus empleados. Debe ser capaz de darse la vuelta de vez en cuando. Esta introspección revelará lo que, en él o en su forma de trabajar, podría perturbar el trabajo en equipo y perjudicar su negocio.
  • No tengas miedo de oír lo que los demás piensan de ti y de tu trabajo. Al buscar las opiniones de sus empleados o colegas, se ganará su respeto.
  • Y, por último, pero no menos importante...para dirigir un negocio, no basta con dar órdenes a diestra y siniestra. Debes mostrar cualidades humanas y habilidades profesionales. Una combinación que te convertirá en un verdadero líder, capaz de dirigir una empresa y formar un equipo, sin exagerar.
Actualizado el