¿CÓMO RECLAMAR UN SEGURO DE VIDA?

Watson

Para reclamar un seguro de vida el primer paso es tener a disposición la póliza (contrato de seguro) completa.

Es muy importante conocer qué cláusulas fueron aceptadas por el tomador o asegurado en el momento de contratar el seguro de vida; esta aceptación implica que estos documentos deben estar firmados.

Es frecuente que las compañías no informen al tiempo de contratar de las limitaciones, exclusiones u otras cláusulas importantes, por lo que es esencial comprobar en qué medida se informó y qué se firmó en prueba de aceptación.

Así, en caso de no disponer de la póliza completa, deberá solicitarse a la compañía de manera fehaciente, a ser posible mediante burofax. En este caso, le recomendamos contar con abogados expertos en reclamaciones de seguros que le cobren a resultado, a cambio de un pequeño porcentaje de lo que reciba usted.

Tampoco es infrecuente que la compañía de seguros no conteste al requerimiento, conteste alegando que se trata de documentos suyos o bien responda alegando cualquier otra cuestión. En caso de que sí responda, recuérdese que los documentos que integran la póliza (condiciones particulares, cuestionario de salud y condiciones generales o especiales) deben de estar suscritos por el asegurado.

Si la compañía de seguros no facilita la documentación

En el primero de los casos, esto es, que la compañía de seguros no se facilite la documentación, la Ley de Enjuiciamiento Civil prevé un procedimiento precisamente para solicitarlo y que la compañía lo exhiba. Se trata de la petición de diligencias preliminares regulada en los artículos de 256 a 263.

Una vez se tiene a disposición la póliza completa ya es posible hacer una valoración de la viabilidad que tendría que la reclamación de la cuantía asegurada en caso de haberse cumplido el riesgo, en el caso comentado, el fallecimiento del tomador o asegurado o la declaración de incapacidad permanente total o absoluta.

El cuestionario de salud del seguro de vida

La viabilidad vendrá determinada, entre otros, por aquellas declaraciones que constan en el cuestionario de salud, la forma en la que el mismo fue cumplimentado, y las exclusiones o limitaciones que en la póliza consten expresamente aceptadas por el asegurado.

Resultan claves a estos efectos si el cuestionario de salud fue cumplimentado por el asegurado, si éste mintió a alguna de las preguntas de forma consciente, la redacción de las preguntas (grado de claridad y precisión), etc.

También es importante valorar si la enfermedad o hecho causante del riesgo (fallecimiento o incapacidad) es consecuencia o tiene relación con la patología omitida o silenciada en el cuestionario.

Desgraciadamente las reclamaciones de seguros muchas veces no se llevan a cabo por desconocimiento de las personas favorecidas por el contrato de seguro, hecho que beneficia a las aseguradoras. Por este motivo le animamos a reclamar a las compañías de seguros para cobrar lo que realmente les pertenece.

No se preocupe por el coste económico que supondrá reclamar a un seguro, puesto que hay abogados expertos en el tema que trabajan a resultado, por un pequeño porcentaje de lo que reciba usted.

Actualizado el