Circuito cerrado de televisión

CCTV

Un Circuito Cerrado de Televisión consiste en una instalación de equipos que se conectan entre sí para generar un circuito de imágenes que simplemente puede ver un grupo determinado de personas encargadas de la seguridad del inmueble.

Funcionamiento de un Circuito Cerrado de Televisión

Gracias al desarrollo de nuevas tecnologías tenemos a nuestra disposición muchos circuitos diferentes, ya sean analógicos, digitales, inalámbricos… Sin embargo, los elementos suelen ser siempre los mismos: cámaras, lentes, cables y un monitor donde ver las imágenes.

Las cámaras reciben las imágenes que son recogidas por monitores ya sea mediante un cable o por vía inalámbrica donde son verificados por personal calificado o vistos a distancia en tiempo real, además de grabarse en dispositivos o equipos dedicados para ello.

En la actualidad, se puede empezar a grabar cuando los detectores notan movimiento, evitando el espacio necesario para grabar horas sin movimiento. Además, se puede controlar de manera remota y a todas horas y envían notificaciones vía email o mensaje de texto al usuario cuando detectan movimiento.

Los sistemas que cuentan con una conexión a internet nos posibilitan el acceso a las imágenes vía remota desde dispositivos móviles.

Los monitores pueden ser compartidos por varias cámaras por lo que no es necesario uno por sistema. En algunos sistemas, la pantalla de dicho monitor se divide en cuatro o más “subpantallas” para poder ver a la vez diferentes lugares del inmueble a la vez. Si deseamos, podemos seleccionar una imagen o zona de manera específica.

Finalidad de un Circuito Cerrado de Televisión

Los sistemas de CCTV son sistemas de seguridad fundamentales a la hora de prevenir y controlar las pérdidas y riesgos, al igual que para supervisar y mejorar la efectividad de las empresas.

La supervisión y control de clientes y empleados es más eficiente gracias al uso de estos sistemas de CCTV, además, si usamos sistemas inteligentes, los CCTV son muy sencillos de usar.

Las áreas de cobertura son más extensas reduciendo los gastos de vigilancia y siendo más efectivos en cuanto a la seguridad.

Este tipo de sistemas, por sí mismo, representa un elemento de disuasión, algunas empresas prefieren el uso de cámaras con tamaños y apariencias que se vean amenazantes para evitar intrusiones no deseadas.

Las acciones delictivas quedan grabadas y se pueden usar como evidencia de delitos en juicios o acciones legales o despidos justificados de empleados que han cometido irregularidades.

Determinar errores en la cadena o trabajo de producción puede evitar pérdidas y aumentar nuestros beneficios. Podemos revisar los servicios para aumentar la atención y el gusto del cliente.

Componentes principales de los CCTV

Los elementos claves en este tipo de sistemas suelen ser los siguientes:

  • Cámaras: Es el dispositivo encargado de captar la imagen de una zona concreta.
  • Monitor: Es un componente externo en el que se pueden ver las imágenes tanto en directo, como las grabadas en diferido.
  • Medio de transmisión de imagen: Es el medio por el que las imágenes son transmitidas.

El circuito puede estar compuesto por una o varias cámaras de vigilancia que se encuentran comunicadas con uno o varios monitores.

Estos sistemas suelen incluir visión nocturna, operaciones asistidas por ordenador y detección de movimiento...

Ventajas de un Circuito Cerrado de Televisión

Obviamente su mayor ventaja es el control en directo y durante todo el día de lo que ocurre en tu inmueble, evitando intrusiones o problemas no deseados. Pero hay más:

  • Obtener vídeos en alta calidad
  • Acceder a vídeos en cualquier momento y desde cualquier lugar
  • Visión nocturna, por lo que estaremos protegidos a todas horas
  • Identificación de intrusos y facilitación de pruebas visuales
Actualizado el