Alarmas anti okupas para segundas viviendas

asdasd

 

Una vez que se acaban las vacaciones de verano, muchas viviendas se quedan vacías a la espera de la vuelta de sus dueños. Esto es peligroso puesto que muchos intrusos aprovechan estos hechos para entrar en viviendas vacías, no solo para robar, sino también para ocuparlas. 





 

¿Se puede ocupar una casa con alarma?

 

Las alarmas anti okupas, aunque disuaden al intruso , no evitan la entrada no permitida en la vivienda. Sin embargo, poseer un sistema de alarma en casa hace más simple el desalojo de la misma. 

 

No va a ser necesario tomar medidas judiciales que pueden tardar años y acarrear altos gastos. Con una alarma anti okupas, el desalojo es inmediato y será realizado por la policía.

 

Su funcionamiento es igual al de una alarma anti robo:

 

  • Si el okupa entra, el detector de la alarma se activa y envía una señal a la Central Receptora de Alarmas. 
  • Esta Central accede a los sistemas de vigilancia para verificar si es un salto real o falso. Si es real, se avisa al usuario y a las fuerzas de emergencia y seguridad.
  • Las fuerzas de seguridad acudirán inmediatamente a la casa para desocuparla.

 

Si se llegara a juicio, los sistemas de vigilancia de la alarma darán suficientes pruebas en forma de imágenes. 





 

Consecuencias de la ocupación sin alarma

 

Si no se posee una alarma, el desalojo es mucho más complicado con un proceso concreto. En este caso, se entra en un proceso judicial que puede tardar años en resolverse.

 

Este proceso requerirá que los okupas se presenten de forma voluntaria ante el juez.





 

¿Qué es una alarma anti okupas?

 

No existe ninguna alarma que se ocupe únicamente de detectar una ocupación. Cualquier alarma que se encuentre conectada a una CRA actuará como alarma anti okupas y es el único método infalible para expulsar a un okupa de una propiedad.

 

Además, existe la posibilidad de que los okupas se declaren insolventes y no puedan pagar ni los gastos derivados de la ocupación. 





 

Otras formas de evitar una ocupación

 

Evitar una ocupación es algo casi imposible, puesto que por mucha alarma que se tenga, el intruso puede ocupar la vivienda. Lo que sí se puede evitar es todo el juicio y el proceso costoso de desalojo.

 

Es cierto que las alarmas poseen un poder disuasorio que hace que los intrusos prefieran las viviendas no habitadas. Además, existen otros métodos para evitar intrusiones:

 

  • Simular que la casa está habitada.
  • Puertas blindadas especiales con bisagras anti broca.
  • Seguro de hogar anti okupas.
  • Los vecinos juegan un papel muy importante para evitar ocupaciones.





 

¿Cómo desalojar a un okupa legalmente?

 

Antes de 2018, desalojar a un intruso era un proceso largo, que en gran medida perjudicaba al propietario. Por suerte, ese año entró en vigor la ley del desahucio exprés. Para que esto sirve, el aviso a la policía debe ser lo más rápido posible, de ahí la importancia de la alarma. 

 

Con esta denuncia a la policía, se pueden dar dos escenarios:

 

  • Si se realiza en las primeras 48 horas, la policía puede desalojar al okupa sin presentar orden judicial, ya que constituye un delito de allanamiento de morada.
  • Si se realiza tras las primeras 48 horas, se puede considerar que el okupa reside en la vivienda, por lo que se deberá presentar una demanda de desahucio, lo cual es un procedimiento mucho más largo.

 

Una manera de demostrar que el intruso lleva menos de 48 horas son las imágenes de las cámaras de seguridad. 





 

Plazos para expulsar a un okupa

 

Tras la denuncia, se establece un plazo de unos 30 días para recuperar la vivienda okupada. Si bien es una estimación, el proceso suele durar, como mucho, cinco meses. 





 

Actualizado el