¿Por qué vender tu casa mediante una inmobiliaria tradicional?

Inmonovo

Por fín has decidido vender tu inmueble. Puedes creer que esta decisión es el peor trabajo que vas a tener que realizar. Sin embargo, si decides vender tu casa por tu cuenta, el trabajo dura acaba de empezar. Si sabes los precios reales de venta en tu zona, dispones del tiempo necesario para las visitas a todas horas y sabes de fotografía, redacción publicitaria, marketing, decoración, derecho inmobiliario, financiación hipotecaria, venta, negociación, tributación… puedes lanzarte a vender tu casa por ti mismo.

Como puedes ver, vender una vivienda no es algo fácil, por lo que es mejor dejarlo en manos de una buena inmobiliaria. Si bien en la actualidad existen diferentes tipos de inmobiliarias, en el artículo de hoy vamos a ver las ventajas de vender tu casa a través de una inmobiliaria tradicional.

¿Por qué elegir una inmobiliaria tradicional?

La gente suele elegir las inmobiliarias tradicionales por el trato directo y cercano. Poder ver en persona al agente inmobiliario y que te vaya contando cómo va el proceso nos da mucha confianza.

Sin embargo, existen muchas más razones para elegir una inmobiliaria tradicional:

1. Seguridad: cuando vendemos nuestra casa queremos una inmobiliaria que nos ofrezca garantías. Una agencia con grandes posibilidades, que tenga un posicionamiento importante en el sector, pero, sobre, que sus trabajadores sean profesionales. Este es un negocio de personas y lo que le hará decidirse finalmente por una agencia o por otra es que el agente inmobiliario con el que trate esté preparado y que le transmita confianza y seguridad.

2. Compromiso: debes asegurarte de que la inmobiliaria pone todos sus esfuerzos en vender tu casa. Es decir, que va a invertir tiempo y dinero en la comercialización para conseguir venderla en el plazo acordado. Esto se ve mucho mejor en una inmobiliaria tradicional, ya que verás en persona al trabajador. Tendrás un solo interlocutor que hará frente a todas sus dudas, que atenderá todas las solicitudes y a todos los interesados.

3. Difusión: conocer el perfil del posible comprador es importante para enfocar todos los esfuerzos en llegar a él. Una inmobiliaria tradicional conocerá la zona y el perfil de los posibles compradores. Es muy importante que la inmobiliaria cuente con una red de puntos de venta insuperable.

4. Precio adecuado: una inmobiliaria tradicional fijará el precio adecuado para tu vivienda, en función de un valor real y de los valores de las casas en la zona. Esto te permitirá obtener el máximo beneficio de la venta.

5. Motivación: un buen agente trabajando en exclusiva compartida estará más motivado para conseguir la venta ya que sabe que su tiempo y esfuerzo no pasarán sin recompensa.

6. Control: todas las personas que visiten tu casa se identificarán y firmarán la correspondiente hoja de visita. Será el agente el que controle todas las visitas, así como lo que ocurre durante ellas. También es importante controlar el proceso de negociación de las posibles ofertas para que defiendan tus intereses.

Como ve, hay muchos factores a tener en cuenta a la hora de elegir con quién vender su casa. Así que si decide contar con alguien que le libre de quebraderos de cabeza busque una compañía que le proporcione tranquilidad y póngase en manos de un asesor inmobiliario que le ofrezca confianza.

Actualizado el