Platos de ducha

Plato ducha

Ya hemos visto que elegir una mampara puede ser algo complicado, igual que puede serlo elegir un plato de ducha. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre los platos de ducha.

Platos de ducha

La elección de un plato de ducha suele estar condicionada por la posición de la salida de evacuación del agua y por la complejidad de las obras de instalación. Cuanto más enrasado con el suelo se quiera instalar el plato, existirá mayor restricción en su instalación. Esto se debe a que tiene que tener suficiente espacio en el forjado para alojar el conducto de evacuación con la inclinación necesaria.

Otro aspecto importante es el hueco del que se dispone para ver si podemos optar por un modelo prefabricado o uno a medida.

Existen cuatro tipos de platos.

Platos de ducha sobrepuestos o de sobreponer

La instalación de este tipo de platos de ducha es más fácil y rápida y se instalan con un sifón con evacuación horizontal y, en ocasiones, con la ayuda de pies regulables de ducha u otra base construida. Suelen tener un escalón de acceso de unos cinco centímetros.

Platos de ducha planos y extraplanosz

Su instalación es simple y rápida. Este tipo requiere de una superficie plana donde se puedan apoyar y un lugar con evacuación vertical. Se instalan de manera directa en el suelo y el escalón para acceder es menor de cinco centímetros.

Platos de ducha encastrados

Dan acceso a ras de la ducha. Para su instalación se necesita de una preinstalación de un sifón empotrado vertical.

Debido a sus límites en la instalación, este tipo de plato de ducha es ideal para viviendas de obra nueva o reformas integrales.

Platos de ducha de obra

Los platos de ducha de suelo cerámico ofrecen un acceso a la ducha a ras de suelo. Si se combinan con los azulejos de baño solo se verá la rejilla de sifón para el desagüe del agua. Este tipo de platos de ducha tiene un acceso más sencillo para personas mayores y personas con movilidad reducida.

Se suelen colocar encima de espuma de poliestireno extruido o polipropileno reforzado con un tejido de vidrio impermeable.

Materiales de un plato de ducha

Los materiales más comunes en un plato de ducha son los siguientes.

Gres esmaltado

Es el más común, ya sea por su precio asequible o por su amplia gama de colores. Otra de las razones de su elección es su resistencia a los golpes y dureza. También tiene un mantenimiento muy fácil.

Piedra natural

La piedra natural, pizarra o grafito más frecuentemente, ofrece un tacto agradable, pero es pesado. Sus ventajas es que es antibacteriano, antideslizante y totalmente impermeable.

Acrílico

Su precio es similar al de cerámica. Es antideslizante y apto para todo tipo de suelos debido a su poco peso. Es sencillo de mantener pero sensible.

Resina

La resina o el hormigón sintético se usa frecuentemente para fabricar un plato plano porque ofrece resistencia, durabilidad y fácil mantenimiento.

Las formas de los platos de ducha

Plato de ducha cuadrado

La forma cuadrada es la más común ya que es práctica y compacta. Su tamaño es variable y puede ir desde 70 x 70 centímetros hasta 120 x 120 centímetros y se adapta a todos los baños y áreas pequeñas o grandes.

Plato de ducha rectangular

Este tipo es recomendable si posees un baño con mucho espacio. Con tamaños que van desde 70 x 90 cm a 180 x 90 cm , los platos de ducha rectangulares brindan la comodidad de una ducha espaciosa, mientras optimizan el espacio.

Plato de ducha cuarto de círculo

La forma de la esquina o cuarto de círculo es perfecta si tenemos poco sitio. Es la combinación perfecta entre ahorro de espacio y facilidad de acceso en la ducha.Sus esquinas laterales están disponibles en tamaños que van desde 80 hasta 110 cm.

Actualizado el