Los mejores grifos para el baño

Grifo

La grifería de la ducha tienen que ser funcional y se caracterizan por su practicidad. Es evidente que se tienen que adaptar a las necesidades de los usuarios, por eso hay tantos modelos en el mercado. Es importante que antes de decantarse por un modelo, se contemplen las posibles opciones que mejor puedan casar no solo con el diseño del baño, sino con el ahorro de energía.

A la hora de escoger, es importante tener en cuenta tanto el grifo de ducha como para el de baño en general. Del mismo modo, aspectos como la factura eléctrica y agua caliente sanitaria son temas que preocupan a los usuarios, en un intento por reducir al máximo el gasto. Este factor es determinante para establecer un modelo barato, cómodo y moderno.

Aspectos a considerar para ahorrar consumo energético

Uno de los consejos más útiles para establecer el ahorro de energía supone la equipación del grifo con un aireador. Este instrumento se coloca justo debajo de la boca y su cometido consiste en mezclar el agua con el aire. En consecuencia, se reduce el consumo de agua y, por lo tanto, de electricidad.

Otro modo de controlar el gasto de energía corresponde a la adquisición de un grifo que disponga de una maneta con doble posición, que deja salir el 50% de su caudal. Para el grifo de baño, sobre todo, que el uso que tiene tampoco precisa tanta potencia de agua, como lavar las manos.

Es ideal también para los niños, ya que suelen abrir con mucha presión. De esta manera, se evita que se ensucien al abrir los grifos al tiempo que se ahorra energía.

Tipos de grifo para baño

En el mercado actual existen múltiples modelos que se deben de tener en cuenta antes de escoger cualquiera determinado, ya que se puede adaptar mejor al modelo de consumo que se establezca en el hogar.

Los grifos monomandos son como los expuestos con anterioridad. Disponen de un joystick, o manija, que abre y cierra el paso del agua. Del mismo modo, esa manilla también se puede cambiar de lado para regular su temperatura. Estos se emplean en las duchas sobretodo, por su comodidad.

Existe una variante de esta modalidad, el monomando termostático, que ha nacido en estos últimos tiempos gracias a la revolución tecnológica. Este tipo de grifo ajusta la temperatura de manera automática, ya que dispone de dos manillas. Por un lado, se regula el calor del agua y, por el otro, el flujo o cantidad de agua. De esta manera, el usuario se asegura siempre el mismo consumo a la misma temperatura.

Los grifos mezcladores, en cambio, tienen dos manillas. Por un lado, suelta agua caliente, y por otro, fría. Así es como el usuario debe jugar con ambas aperturas para lograr la temperatura perfecta.

El modelo de grifo que favorece más a un baño según su uso

Por otro lado, los grifos de caño bajo se emplean más en los baños de lavabo o en los bidets, ya que son ideales para cuartos de pequeñas dimensiones y de poca profundidad, por lo que permiten ahorrar espacio. De otra manera, los de caño alto podrían salpicar el agua, aunque a nivel estético suelen ser los más elegantes.

Los grifos de ducha se conectan a través de una manguera para que se pueda desplazar sin problemas por el espacio determinado. De este modo, se pueden empotrar en la pared o colocarse sobre una placa.

Por último, para los grifos para la bañera existe la posibilidad de escoger un grifo como el de manos o una ducha, aunque ambas es la más recomendable para poder ducharse y bañarse en el mismo espacio.

Actualizado el