Cuándo es buen momento para vender tu inmueble

Inmueble

La teoría dice compra barato y vende caro. Pero es más fácil leerlo que hacerlo. A veces la necesidad inmediata no va alineada con el momento perfecto. Cambios de trabajo, situaciones familiares o decisiones personales pueden hacer que la venta se precipite o que el piso se adquiera por un valor más alto de lo debido. Los expertos de Housfy en vender piso nos explican cómo saber si nos encontramos ante un buen momento para vender nuestro inmueble.

Vende tu piso Sin Comisiones

Punto de vista

Las prisas no son buenas. Es evidente que la urgencia nos quita poder negociador. Si disponemos de un pequeño margen temporal para vender podemos decidir si la oferta que nos plantean vale o no la pena. Aunque al final, todo dependerá de nuestro punto de vista.

Lo que a ojos de uno puede parecer malvender a ojos de otro puede parecer un buen negocio. El precio no lo es todo. Existen otros factores que decantan la balanza para que acabes considerándolo una buena venta. Imagina que tu piso tiene un gran valor sentimental para ti. Quizás venderlo al precio de mercado actual no merece la pena. Ahora supón que el piso te ha caído de la nada. En este caso, vender, incluso por debajo del precio de mercado, no supondría un problema ya que dispondrías de liquidez inmediata. Dependiendo de cada persona y de cada circunstancia la venta puede parecer mejor o peor.

Beneficio real vs Beneficio Potencial

Dejémonos de sensaciones y vamos a los números. Desde un sentido puramente numérico, un buen momento para vender tu inmueble es cuando genere beneficios. Es decir, cuando se venda más caro de lo que se haya comprado. Sin embargo, para que el cálculo fuera preciso también deberíamos de añadir variables importantes como la inflación o la plusvalía.

Pero vayamos más allá. Una cosa es el beneficio que saques y otro el que podrías haber sacado. Lo que se conoce como el beneficio potencial. ¿Si vendemos un piso por el doble de lo que valía ayer, pero mañana vale el doble de lo que valía hoy, habremos hecho un mal negocio? Si sólo miramos los beneficios generados es un buen negocio. Sin embargo, si nos fijamos en los potenciales no lo es. Algo similar a esta situación, podría ser lo que les pasó a quienes vendieron su inmueble en plena burbuja inmobiliaria.

¿Cuánto estás dispuesto a perder?

Hemos supuesto el caso de subidas de precios. Pero, ¿qué pasa cuando los precios caen y necesitamos vender? Nadie quiere perder dinero, pero hagamos la misma lectura que antes a la inversa. A veces incurrir en una pequeña pérdida puede salvarte de perderlo todo. Nadie te garantiza que el precio vuelva a subir a corto plazo. Sin embargo, sí que intuyes que puede bajar más. En dicho caso, es mejor optar por el mal menor y vender con el mínimo de pérdidas posibles. Vender en 2009 era peor que en 2008 pero mucho mejor que en 2010, 2011, 2012 y sucesivos.

Indicadores de mercado

Una cosa está clara, los precios de los inmuebles son el reflejo de la situación actual del mercado inmobiliario. Cuando el mercado está activo y goza de buena salud, los precios suben. Y cuando la demanda es escasa, bajan. Sin embargo, los precios no reaccionan de forma inmediata a estos cambios. Existe un pequeño delay. Por ello es importante fijarnos en cómo evoluciona la demanda de inmuebles para especular sobre el futuro de los precios de mercado.

¿Dónde estamos ahora?

Si nos fijamos en la venta de pisos, hoy en día sigue decreciendo con respecto al año anterior. Por lo tanto, puede ser un indicativo de que quizás el mercado muestre los efectos de la pandemia. Si esto se cumple, la perspectiva, en lo que a precios se refiere, será que vayan disminuyendo hasta el punto en el que la demanda de pisos empiece a aumentar. Para el comprador estamos en el mejor momento para hacerse con una vivienda, o también podrían esperar a que el mercado termine de devaluar y comprar en ese momento. Esto dependerá de la urgencia que tenga en comprar.

En cambio, para el vendedor pueden surgir algunas dudas. Lo que sí está claro es que es mejor vender ahora que esperar más tiempo y dejar que el precio siga cayendo. Vender ahora sería la jugada perfecta si necesitas vender un piso rápido y al mejor precio.

Y mi hipoteca, ¿me impide vender el piso?

Si una vez analizadas todas las variables, decides vender tu piso, tu hipoteca no debería impedírtelo. De hecho, existen varias alternativas que podrás tener en cuenta cuando vendas un piso con hipoteca. La más común de todas ellas es la cancelación del préstamo en el momento de la venta. Siempre y cuando el valor de compraventa sea igual o superior a lo que resta de hipoteca, será un mero trámite.

Mejora tu hipoteca con Housfy

Otra opción a tener en cuenta es la subrogación de la hipoteca. Esta operación consiste simplemente en transmitir la deuda hipotecaria pendiente al nuevo propietario. Eso sí, se podrá hacer únicamente si tu banco accede a ello. La tercera y última opción es lo que se conoce como hipoteca puente. Si vas a adquirir otro inmueble, y todavía no has podido vender el tuyo, es el producto ideal. El banco unifica las dos hipotecas hasta que consigas vender tu piso y saldar la antigua deuda.

Si crees que ha llegado el momento de vender piso, que nada ni nadie te lo impida.

Actualizado el