Mediación de conflictos en una comunidad de propietarios

Mediación

En una comunidad de propietarios se pueden dar problemas que es difícil solucionar, por lo que se necesitará una mediación de conflictos.

Mediación de conflictos

La mediación consiste en la resolución de conflictos alternativa a un proceso judicial. El proceso es el siguiente:

  • El mediador convocará a las partes implicadas en el problema. El mediador debe ser un profesional de la mediación y ser imparcial y confidencial. Las partes deberán acudir de manera voluntaria.
  • Cada parte expondrá sus opiniones e intereses.
  • El acuerdo será un punto medio para ambos al que llegarán ellos mismos.
  • El mediador firmará un acta final con el compromiso de cada parte.

Ventajas de la mediación

Ahorro

Una mediación es más económica que ir a juicio.

Rapidez

La mediación es un proceso más rápido y fácil. Ir a juicio, contratar un abogado y esperar los diferentes tiempos de los procesos judiciales.

Prevención

Como es mucho más rápido no se creará la bola de nieve que implica el proceso judicial. Atajaremos el conflicto de manera más sencilla. Si se llega a juicio, lo que era un problema pequeño será uno enorme.

Flexible

El proceso de mediación es flexible. Básicamente, se adapta a las necesidades de los implicados, evitando tensiones no necesarias.

Concordia

En un proceso judicial hay un ganador y un perdedor. En una mediación, el resultado es un punto medio entre ambos, además de que son las partes las que llegan de forma consciente a dicha solución, sin que haya un claro ganador o perdedor.

El acuerdo de mediación

Puede parecer que un acuerdo de mediación es un papel mojado, pero no es así. El proceso de mediación es vinculante. En función del contenido del acta de mediación, ésta puede incluso llevarse a un notario para que la eleve a escritura pública. De esta forma, si alguno pretende librarse de cumplir con lo suyo, el acuerdo tendrá eficacia ejecutiva en los tribunales.

Mediador en una comunidad de propietarios

Como hemos dicho, el mediador debe ser un profesional en la resolución de conflictos y haber sido formado para ello.

En ocasiones, los propios administradores ya están formados en mediación y pueden ejercer esa figura. Es algo bastante más rápido y cómodo, la verdad. Pilla más a mano. Los acuerdos tendrán la misma validez y el administrador ya debería de ser conocedor del conflicto de antemano.

Sin embargo, pese a que un administrador es una figura imparcial y objetivo, no a todos los vecinos les convence, y suelen trasladar el problema a la persona del administrador.

El administrador debe estar al tanto de los problemas que existan en su comunidad, y atajarlos antes de que lleguen a ser problemas graves.

Actualizado el