El estándar Passivhaus

Massa

Los inmuebles construidos bajo el estándar Passivhaus son aquellos en los que se reduce en un 75% el consumo de energía, y el resto se genera mediante fuentes de energía renovable.

Las empresas de construcción Passivhaus deben seguir una serie de especificaciones para que las viviendas se consideren como pasivas.

Requisitos Passivhaus

1. Un excelente aislamiento térmico

Aquí es donde entra en juego la envolvente. En este tipo de viviendas, las paredes exteriores, la cubierta y la solera deben tener una baja transmitancia térmica.

Las empresas de construcción trabajan en la definición estructural de la envolvente con los criterios habituales de sostenibilidad y eficiencia energética de las construcciones; pero con una mayor exigencia en cuanto a los planteamientos de montaje, a los espesores de los aislamientos, a la definición de las prestaciones térmicas y solares de carpinterías y vidrios, y a la definición de los detalles.

2. Ventanas y puertas con altas prestaciones

Las carpinterías que se usan en este tipo de construcciones tienen un valor muy bajo de transmitancia térmica con unos vidrios triples y marcos de altas prestaciones, con gas inerte en su interior.

La selección del tipo de vidrio se realiza en base a las condiciones climáticas del lugar y las condiciones solares.

3. Ausencia de puentes térmicos

Los puentes térmicos son aquellos puntos de la envolvente de un inmueble que se debilitan por un cambio de su composición o por el encuentro de diferentes planos o elementos constructivos. En los edificios pasivos se minimizan los puentes térmicos al máximo, llegando incluso a eliminarlos completamente, eliminando, de ese modo, esas pérdidas de energía.

En este tipo de estándar se debe garantizar la máxima continuidad de la envolvente exterior para reducir al máximo los puentes térmicos y garantizar que no se formen condensaciones ni de mohos superficiales.

4. Ventilación mecánica con recuperación de calor

Este requisito nos garantizará la buena calidad del aire interior de los inmuebles pasivos. Al igual que los parámetros anteriores, la estanqueidad de los inmuebles busca una mayor eficiencia energética, en este caso gracias a que se reducen notablemente las infiltraciones de aire no deseadas.

Para minimizar la demanda de energía del inmueble se establece, según el estándar Passivhaus, una renovación de aire aproximadamente del 30% del volumen de los espacios interiores, aunque en verano se suele elevar dicho dato.

La función primordial de este tipo de ventilación es asegurar la calidad higiénica de los espacios interiores y garantizar la extracción de agentes que pueden ser nocivos para la salud del habitante y del inmueble, como puede ser el dióxido de carbono u otros gases nocivos como el radón, vapor de agua o componentes orgánicos volátiles (COV).

5. Estanqueidad del aire.

Como hemos comentado la envolvente deberá ser lo más estanca posible para evitar corrientes de aire entre ventanas y que el sistema de ventilación mecánica sea eficiente.

En una construcción tradicional, lo normal es que existan corrientes de aire a través de las ventanas, de las puertas, y de cualquier otro hueco del inmueble. Esto se produce debido a que el inmueble no es hermético.

La estanqueidad de un inmueble sólo trae beneficios para sus habitantes ya que previene problemas de humedad, aumenta la eficiencia energética, mejora el aislamiento acústico, la comodidad en el interior...

Actualizado el