¿Puedo vender una vivienda protegida?

Las viviendas que llegan a nuestra titularidad por el mercado tradicional pueden ser vendidas en el momento que deseemos sin ninguna limitación. Pero existe un amplio parque de vivienda protegida, que no puede ser transmitida libremente. Te contamos cuándo y cómo puede hacerse.

¿Qué es una vivienda protegida?

Según el momento en el que fue utilizada por primera vez como vivienda, tienen diferentes nombres. En la actualidad se ha reducido a cuatro VPO, VPP, VPPB y VPPL. En todos los casos la V y la primera P corresponden a Vivienda Protegida. Según la protección, pueden ser denominadas Oficial, Pública, Pública Básica y Pública Libre.

En todos los casos, tras la primera entrega, las siglas no nos sirven más que para establecer el periodo de protección y el precio máximo de venta.

Pero si es mía, ¿no puedo venderla al precio que yo quiera?

Pues no. Si la administración no subvenciona parte del importe de la vivienda en la primera adquisición, nos exige que nosotros hagamos lo propio si deseamos venderla.

Esto es por el origen de este tipo de viviendas, que pretenden estar fuera del precio de mercado para lograr que la vivienda sea accesible a todos los ciudadanos, incluso los más desfavorecidos económicamente, como establece nuestra Constitución de 1978 en su artículo 47.

Y ¿dónde puedo consultar el precio?

Primero, tendrás que buscar en tus escrituras la cantidad de metros cuadrados útiles de tu vivienda, en la cédula de habitabilidad el tipo de protección que tiene. Con estos datos, debes buscar las tablas de tu comunidad autónoma para conocer el precio máximo de venta de tu tipo de vivienda en tu comunidad, en nuestro caso, Castilla y León.

Y todavía nos queda un requisito más...

¿Puedo venderla a quien yo quiera?

En principio, no. Las viviendas protegidas se construyen pensando en las especiales necesidades de la población, por lo que es necesario que el nuevo titular también pertenezca al colectivo para el que fue destinada.

Todos estos requisitos tienen una excepción, que la vivienda pueda perder la condición de protección para la que fue creada. Aunque este supuesto se estableció inicialmente con la idea de poder transmitirse de padres a hijos, también permite pasados una serie de años venderla en el mercado libre. El plazo normalmente son diez años, pero en las escrituras de propiedad, podrás corroborar este dato. Puede variar, según la comunidad autónoma y el año en el que fue construida.

En resumen

Si la venta de una propiedad supone cierto conocimiento legal y burocrático, este nivel de conocimiento es aún mayor cuando se trata de un inmueble con características especiales. Nuestra recomendación es que cuentes con un profesional cualificado que te asesore en todo el proceso de comercialización de tu vivienda.

Puedes contactar con nosotros llamándonos al 987 413 906, escribiéndonos a experts@remax.es o puedes venir a vernos. Estamos en la Avd. Compostilla nº 10. Ponferrada.

Actualizado el