Luchar contra la humedad en casa


La llegada del verano y sus altas temperaturas hace que aumente la humedad y aparezca un mayor riesgo de que, en nuestras viviendas, aparezcan humedades.

Humedad y verano

Cuando llega el verano no sólo asciende la temperatura del ambiente, también la del mar o las acumulaciones de agua. Debido a ese aumento de temperatura se evapora más agua que va a parar al aire, creando la humedad. Si, además, no hay mucho viento, la sensación de humedad aumenta.

Esta humedad en verano tiene una serie de consecuencias en nosotros:

  • Se suda más. El sudor, al evaporarse, enfría la piel. Si hay mucha humedad, al aire le cuesta aceptar el vapor y el sudor tarda más en evaporarse.
  • Pese a que no hay sol, por la noche la temperatura es parecida.
  • Se hace más evidente el calor en el interior.
  • La sensación térmica se considera peor en zonas húmedas.

Cómo evitar la humedad en casa

Si alguna vez te ha tocado sufrirlo, la humedad en una vivienda puede crear bacterias y provocar problemas de salud, por ello, en cuanto aparezca humedad en tus paredes, hay que quitarla.

Sin embargo, no es sólo importante quitar la humedad rápido, sino, también, hacer todo lo posible por evitar las humedades:

  • Es importante que mantengas la casa ventilada. Si te duchas o estás secando la ropa, abre las ventanas, ya que la creación de vaho promueve la humedad.
  • En la cocina, conecta el extractor de humo y tapa las ollas al cocinar.
  • Si tienes problemas de humedad, puedes redistribuir los muebles para que el aire circule mejor.
  • Compra un humidificador.
  • En invierno, la temperatura a 20 grados, ya que el aire caliente produce una mayor humedad que el aire frío.
  • Utiliza un absorbente de humedad mientras tengas que utilizar la calefacción.