Temporizadores para el control del gasto energético

Temporizador

En la actualidad, y más tras el confinamiento, nos hemos dado cuenta de la gran importancia que tiene reducir nuestro consumo de energía. No sólo por el ahorro económico, sino también por la reducción de la contaminación ambiental.

Una de las maneras más sencillas de ahorrar energía es usando temporizadores. En este artículo te vamos a contar todo lo necesario sobre ellos.

¿Qué es un temporizador?

Un temporizador, también conocido como control o contador de tiempo, es un dispositivo que se basa en un reloj el cual controla el encendido o apagado de un aparato o sistema de iluminación. Este tipo de aparatos existen en una gran cantidad de tipos y modelos, que van desde simples temporizadores de enchufe hasta avanzados sistemas digitales, y se pueden usar para diferentes aplicaciones domésticas.

Una vez que lo instalemos, el temporizadores puede determinar un horario fijo o un intervalo limitado para ayudarnos a controlar el gasto energético de nuestra vivienda.

Uno de los mayores problemas que solucionan los temporizadores es el dejarse la luz encendida. Además, también nos sirve de ahorro de energía en una empresa, para determinar el encendido de las luces y que no lo tengan que controlar los trabajadores.

Ventajas de un temporizador

Una de las ventajas de usar temporizadores y controles de tiempo es que podemos empezar poco a poco. Podemos elegir una habitación e instalarlos para ver cómo funcionan y ver si notamos alguna mejora.

Si bien en la actualidad creemos que los temporizadores sólo sirven para la iluminación, lo cierto es que esto no es así. Este tipo de aparato se puede usar para controlar el encendido y apagado de muchos aparatos eléctricos, donde destacan los electrodomésticos. El gran gasto que acumulan dichos aparatos hace que sea una gran ventaja instalar un temporizador que, por ejemplo, encienda el lavavajillas o la lavadora a las horas en las que la electricidad es más económica.

Otra ventaja es la comodidad que nos proporcionan estos aparatos puesto que, una vez programados, funcionan por sí mismos e, incluso, puede aprender de cómo funcionan los diferentes sistemas y llevar a cabo actividades destinadas a reducir aún más el consumo.

Instalación de temporizadores

Una vez que hemos determinado que en nuestra vivienda nos podemos beneficiar con el uso de este tipo de aparatos, debemos decidir qué dispositivo es el más adecuado para la tarea. La mayoría de los temporizadores se clasifican como empotrados (cableados) o enchufables (conectados a un tomacorriente estándar de pared). Los temporizadores también se clasifican en mecánicos o electrónicos, aunque existen los híbridos.

Cualquier persona puede instalar los temporizadores mecánicos enchufables simples en cosa de minutos. Por otro lado, los controles de tiempo más complejos deben ser instalados por un profesional cualificado.

Actualizado el