Aerotermia y suelo radiante

Aerotermia

El sistema de aerotermia forma parte de una nueva familia de sistemas de energía, llamado autoconsumo, en donde el propietario de la vivienda forma parte en el proceso de producción del suministro eléctrico. Se ha convertido en la mejor alternativa posible para preservar el planeta, ya que se alimenta de fuentes de energía renovables. En este artículo vamos a definir el término de este equipo, las ventajas que proporcionan a los usuarios y la importancia con el suelo radiante para garantizar la eficiencia energética en el hogar.

Esta instalación extrae entre el 70% y el 80% del aire del exterior de la vivienda con el objetivo de alimentar de climatización y agua caliente sanitaria. La aerotermia se compone de bombas de calor que recogen el nivel de temperatura de fuera en estado gaseoso para calentarlo para cederla al interior del hogar. Lo bueno de este equipo es que se puede revertir, de tal manera que pueden ofrecer frío en épocas veraniegas y calor en temporadas más invernales.

La aerotermia ofrece dinamismo y alta rentabilidad, ya que consume menor cantidad de energía de la que en realidad produce. Todo ese suministro que se puede emplear lo guarda en unas baterías de almacenamiento, de tal manera que se puede disfrutar de una energía limpia e ininterrumpida siempre que se necesite.

Ventajas de la aerotermia

Sin duda alguna, uno de los aspectos más destacables de la aerotermia supone la garantía a la eficiencia energética que propone, ya que todo el consumo que proporciona en el interior de la vivienda procede de fuentes de energía renovables, como es en este caso el viento. Se tratan de recursos gratuitos, inagotables y que proceden de la propia naturaleza, por esta razón se establecen dos consecuencias:

  • En primer lugar, mitiga el impacto medioambiental que generan los efectos nocivos y contaminantes que se provocan por la sobreexplotación de combustibles como el petróleo y los materiales como el plástico.
  • Por otro lado, reduce el consumo porque al producir más que gastar suministro, se ahorra no solo el porcentaje de energía, sino que, como consecuencia, el usuario ahorra en la factura eléctrica del mes de manera considerable.

De este modo, la aerotermia se consagra como la fértil alternativa más sostenible para paliar el gasto del sistema que mayor porcentaje ocupa en los recibos de la luz. Los sistemas de climatización, así como pueden ser los ventiladores, estufas o aires acondicionados, se benefician de un equipo limpio y, por lo tanto, aumentan su nivel de rentabilidad.

Otro aspecto a considerar es la ayuda económica que se puede recibir por parte de las autoridades. La Unión Europea ha establecido objetivos que se basan en potenciar los equipos de autoconsumo y, al mismo, reducir los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera. Para ello, el Ejecutivo de España destina parte de los presupuestos anuales en financiar proyectos para los hogares.

Cómo influye la aerotermia con el suelo radiante

El suelo radiante, por otro lado, se define como un circuito de tuberías que se coloca a los pies de los usuarios y que consigue atrapar el calor del interior de la vivienda para retenerlo por completo y, así, garantizar un nivel de temperatura óptimo para el hogar. Esto lo realiza gracias a la bomba de calor que distribuye en estado líquido, es decir, el agua, todo el aire que ha atrapado.

En conclusión, la comodidad supone un factor importante que buscan todos los consumidores. En este sentido, la combinación de ambos sistemas llega a establecer seguridad y ahorro en el hogar, y un equipo capaz de revertir su función para ofrecer calefacción y frescor en todas las estaciones del año.

Actualizado el