¡Únete!

¡Inscríbete gratis y recibe las mejores ofertas a través de "Territorio Ahorro"!

¡Suscríbete!

EL PLAGIO EN LA PROPIEDAD INTELECTUAL

Plagio

Por: Karen Ayala

En la más reciente edición de Stratega Business Magazine, abordan un tema que no pierde actualidad y puede causar muchos conflictos: el plagio.

Antes de abordar lo que es el plagio es importante mencionar que existe la denominada “propiedad intelectual” y trae consigo derechos para sus titulares, los cuales se relacionan, según la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), con las creaciones de la mente: invenciones, obras literarias y artísticas, así como símbolos, nombres e imágenes utilizados en el comercio, estos derechos están protegidos por los tratados internacionales para que cada país en su legislación los homologue a fin de garantizar la certeza de su amparo.

La propiedad intelectual se divide en dos: los derechos de autor y la propiedad industrial; los primeros protegen, entre otros, proyectos académicos, tesis, canciones, propuestas de ley, traducciones, discursos políticos, coreografías, fotografías, publicaciones en Internet y redes sociales, cuentos, películas, esculturas, dibujos, pinturas, interpretaciones y las radiodifusiones, en tanto que la propiedad industrial abarca las patentes de invención, las marcas, los diseños industriales y las indicaciones geográficas.

El glosario de la OMPI define el plagio como: “El acto de ofrecer o presentar como propia, en su totalidad o en parte, la obra de otra persona, en una forma o contexto más o menos alterados”, también señala que las personas que realizan esta acción, además de denominarse “plagiarios”, en el caso de obras protegidas, se convierten en infractores del derecho de autor.

Por lo que, en pocas palabras, plagiar es “copiar” cualquier trabajo creativo e intelectual y atribuirse la autoría de la parte sustancial, siendo alguna de sus formas el cambiar el orden de la estructura de la obra, no señalar la fuente, presentar la idea como propia, copiar y pegar y se da únicamente en derechos de autor, ya que en propiedad industrial se le denominaría infracciones o, coloquialmente, “falsificaciones”.

En México, la palabra “plagio” no está establecida dentro de la ley, sin embargo, el Código Penal Federal tipifica los delitos en materia de Derechos de Autor (plagio) y sus consecuencias legales que pueden llegar a ser desde multas hasta prisión, de igual forma la Ley Federal del Derecho de Autor indica las formas de infracción y las sanciones pecuniarias que pudieran corresponder; en tanto que la Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial, en su artículo segundo, señala que su objetivo será prevenir los actos que atenten contra la propiedad industrial o que constituyan competencia desleal relacionada con esta, de igual manera señala en su artículo 402 y 403 lo que considera como delitos de la propiedad industrial, así como la pena que se impondrá en caso de tipificarse, que podrá ser una sanción pecuniaria y prisión, además de poder el perjudicado reclamar una indemnización ante los tribunales administrativos, siendo su ley supletoria la Ley Federal de Procedimiento Administrativo.

El acto de plagiar puede ser intencional o involuntario, sin embargo, cualquiera de sus formas es una acción en detrimento del autor o titular de la obra, ya que vulnera su patrimonio y economía.

Es por eso que se insta a los creadores a que registren su propiedad intelectual, siendo algunos de sus beneficios el que brinda protección jurídica ante plagiadores o falsificadores, otorga plusvalía a la obra, permitiendo que el titular pueda explotarla con licencias o la transmisión de derechos, en caso contrario queda vulnerable, ya que legalmente será difícil hacer efectivos sus derechos.

Encuentra más contenido de Stratega en su sitio, para que puedas estar al día a día de lo que sucede dentro de los panoramas legales, fiscales y económicos que rigen al mundo.

Actualizado el