Desinfección de superficies en empresas, gimnasios, consultas sanitarias, hospitales, salas de reuniones, talleres, oficinas…

Desinfecion

Como ya todos sabemos, la COVID-19 es la enfermedad respiratoria causada por el Virus SARS-CoV-2 que ha causado la actual pandemia mundial.

El SARS-CoV-2 es una nueva variante en la familia del betacoronavirus. Se transmite por contacto directo o contacto con fómites (por ejemplo, gotas de saliva) quedando suspendidos en el aire, al igual que los conocidos betacoronavirus SARS, MERS y otros coronavirus que afectan a humanos: OC43, 229E, NL63 y HKU1.

La mayoría de las transmisiones de la infección se cree que son principalmente por el contacto directo con las secreciones respiratorias de un animal o persona infectada, en especial a través de gotículas respiratorias de menos de 5 micras emitidas con la tos o los estornudos, o por las mucosas de otra persona infectada (nariz, boca u ojos); parece poco probable la transmisión por el aire a distancias mayores de 1-2 metros, aunque depende de la fuerza con que se exhalen y la ventilación existente en el espacio en que se producen.

Estas micropartículas pueden ser inhaladas por otra persona, para evitar lo cual es imprescindible la utilización de elementos de protección como mantener la distancia entre personas, el uso de mascarillas, filtros de partículas y una buena ventilación.

Ahora bien, estas partículas, por su propio peso caen y se depositan en las superficies cercanas a la persona, manteniéndose en estas superficies por un periodo de tiempo que depende mucho del tipo de superficie y de la temperatura ambiente, pudiendo llegar según algunos estudios incluso a 28 días en superficies de vidrio como las utilizadas en los móviles, 21 días en billetes de papel y 7 días en tarjetas de crédito, lo que nos da una idea del gran problema que está suponiendo la existencia del virus en todo tipo de superficies.

La solución más sencilla pasa por la desinfección química, para la que existen productos virucidas autorizados y registrados en España que han demostrado eficacia frente a virus atendiendo a la norma UNE-EN 14476. Antisépticos y desinfectantes químicos demostrados mediante ensayo cuantitativo de suspensión virucida de los antisépticos y desinfectantes químicos utilizados en medicina. Así pues, existe un listado de virucidas autorizados por el Ministerio de Sanidad para uso ambiental y superficies (TP2) y específicos para la industria alimentaria (TP4).

Esta solución es efectivamente sencilla para zonas de uso privado o controlado, en los que se pueda desinfectar las superficies después de cada uso, pero se complica hasta hacerse inviable, ineficaz e insostenible, cuando se trata de zonas de uso público diverso o centros de trabajo en el que hay rotación de trabajadores o de usuarios o clientes. Entre estos espacios podrían estar los aseos públicos, las oficinas con atención al público, las salas de espera, los comercios, los gimnasios, las consultas sanitarias, los talleres, las salas de reuniones…

La tecnología de Radiación Ultravioleta C se postula como uno de los grandes aliados en el control de las enfermedades infecciosas para la desinfección de superficies en estos espacios. De forma que utilizado como barrera única es capaz de, en breve tiempo, bajar varios logaritmos el nivel de microorganismos presentes en un espacio determinado con garantías.

En la práctica existe una gama de equipos provistos de la tecnología de Radiación Ultravioleta C, totalmente testeada, que se adapta a cada tipo de espacio, bien como elemento móvil que funcionan como efecto choque de desinfección en breve espacio de tiempo, bien mediante elementos de instalación fijos que se puedan conectar a voluntad por un espacio de tiempo que garantice la desinfección total del espacio en el que se instala, para lo que se deben dimensionar por profesionales tanto la potencia y número de elementos a instalar como el tiempo de irradiación necesario para garantizar la perfecta higienización de los espacios que se pretenden desinfectar.

Actualizado el