Mejora la iluminación de tu hogar ahorrando

Ilumina

Una correcta iluminación es uno de los aspectos más importantes que influyen en nuestra salud visual y también en el consumo de la factura energética de nuestro hogar o empresa. Por tanto, si adoptamos medidas que nos permitan ahorrar energía y al mismo tiempo mejorar nuestro entorno visual, suponen una combinación perfecta. Además, de contribuir a una mejora del medio ambiente.

Se trata de alcanzar el máximo ahorro energético con las mismas o incluso mejores condiciones de confort que tenías antes. Algunas de las mejoras más fáciles de implantar son:

 Aprovecha al máximo la luz natural dependiendo de las actividades que vas a desarrollar en cada zona. La instalación de sensores de iluminación evitan el encendido permanente de luces innecesarias cuando hay suficiente iluminación natural. Son económicos, y activan la iluminación automáticamente, cuando detectan que una persona entra o sale de un espacio. Con ello no tienes que estar pendiente de apagar y encender la luz en ciertas zonas que son de tránsito intermitente, como pasillos o accesos.

 Sustituye las luminarias de antigua tecnología por LED. Las luces LED presentan un alto rendimiento energético, con una menor potencia, con resultados muy superiores. Además, presentan una vida útil mayor que las tradicionales, permitiendo recuperar la inversión en cortos plazos de tiempo debido al ahorro obtenido.

 Temperatura de luz correcta, utilizar iluminación con temperaturas de luz por debajo de 3000ºK (luz cálida amarillenta) salvo que sea por opción decorativa ó para crear calidez en ciertas zonas como el dormitorio. Lo recomendable es utilizar Temperaturas cercanas a la luz natural es decir en el espectro de los 4200ºK, sería lo ideal, para iluminar todo tipo de espacios, salvo la zona de baño ó cocina, donde puedes utilizar temperaturas más blancas en el orden de los 6400ºK.Ojo! Las temperaturas de luz blanca superiores a los 6400ºK muy frías, se desaconsejan por considerarse poco saludables para el ojo humano.

 Ilumina por zonas, por ejemplo, la encimera de la cocina, puedes utilizar regletas de led con interruptor, situándolas bajo las alacenas, que brindan una luz directa realzando la zona para cocinar ó preparar alimentos y no son molestas para la vista.

 Mejor los puntos de luz! Evita las sombras instalando puntos de luz, normalmente se utiliza una luz única en el techo pensando que tiene un menor consumo, pero es al revés! Además de incrementar el consumo, provoca una luz fría, fuerte e incómoda, creando zonas de sombra y haciendo que el espacio luzca más reducido. Por eso, crear varios puntos de luz ayudan a equilibrar la luz ambiente, y dan sensación de mayor amplitud.

 Utiliza aros de empotrar, que sean basculantes, en lugar de aros fijos y así poder orientarlos para lograr un mejor rendimiento lumínico.

 Evita deslumbrar, el color de las paredes incide en el aspecto visual, evita los tonos blancos brillantes, mejor emplea tonos claros en la gama del blanco roto, beige, gris siempre colores claros con acabado mate.

 Enchufa temporizadores de luz, económicos y fáciles de instalar, poseen regulación de horas de encendido y apagado, principalmente cuando no estamos en casa, así evitamos el consumo de los electrodomésticos enchufados a la red.

 Mantén limpios los sistemas de iluminación. Parecerá una tontería, peo un foco sucio pierde luminosidad, por lo que consume su energía antes que uno limpio. Así que ten en cuenta el mantenimiento de tus sistemas, para obtener una luz limpia y duradera.

Actualizado el