Habitaciones infantiles que crecen con los niños

Woodies

Las habitaciones infantiles son uno de los lugares más especiales de una vivienda. Por ello se pone más atención y mimo cuando planteamos su decoración, los muebles que elegiremos, los colores, la ropa de cama… Se piensan con cuidado todos los detalles de este tipo de estancias.

Una de las cosas que se buscan en este tipo de habitaciones es que vayan creciendo a medida que crece el niño, para no tener que ir cambiándola cada cierto tiempo, con el sobre coste que eso conlleva. Te contamos una serie de trucos para conseguir esto.

Paredes atemporales

Las paredes suelen ser el marco de referencia para la decoración del resto de la habitación. Hacer un cambio en el color o cambiar el papel de pared conlleva una pequeña obra que muchos se quieren ahorrar puesto que conlleva una serie de molestias y el no poder usar el cuarto durante unos días.

Si ponemos una pintura o papel muy infantil, cuando crezca lo tendremos que cambiar. Lo mejor es que nos decantemos por paredes con motivos o colores atemporales para las habitaciones infantiles.

Esto no quiere decir que sean aburridas o demasiado adultas. Existen muchas variedades de papel de pared con motivos alegres que nos encajarán hasta que el niño sea mayor. También podemos crear patrones divertidos, como paredes de dos tonos, que no están asociados a ninguna edad concreta.

Camas que crecen

Otra de las cosas que nos preocupan en este sentido es la cama. El resto de muebles pueden ser los mismos y servirán con el paso de los años, pero no todas las camas nos servirán igual.

El secreto está en elegir una cama evolutiva que vaya creciendo con el niño. La longitud de la cama va variando a medida que el niño se hace mayor, de forma que sigue siendo perfecta a medida que nuestro hijo va creciendo.

Si se tiene este objetivo en mente, la mejor idea es diseñar una cama a medida. En tiendas como Woodies están especializados en hacer muebles de madera a medida y te pueden aconsejar sobre este tipo de camas.

Almacenamiento extra

A medida que se hacen mayores, los niños tienen cada vez más cosas. Por eso, a la hora de diseñar habitaciones infantiles evolutivas es muy importante contar con ese factor desde el principio. Incluir mobiliario a medida con almacenaje suficiente para que guardar ropa, juguetes, material de manualidades, libros… hará que el cuarto se adapte al niño.

Al principio este tipo de piezas nos son útiles para tener a mano todas las cosas que necesitan los bebés. Asegúrate de que estas soluciones de almacenaje tienen, por lo tanto, la altura adecuada para que los niños puedan acceder a ellas fácilmente durante todas las etapas.

El cambio radica en los detalles

Si seguimos estos consejos es probable que nos preguntemos cuál es la diferencia entre un cuarto para un bebé y otro para un niño de 14 años. Y la respuesta son los detalles. Siempre es conveniente en todo tipo de estancias, y especialmente en las habitaciones infantiles, que los elementos más grandes como paredes y muebles se elijan neutros o básicos, para poder darle personalidad con objetos de decoración.

De esta manera podemos cambiar un cuarto totalmente con cuadros, sábanas o cojines. Dentro de este aspecto hay que tener en cuenta los gustos del niño cuando ya es mayor.

Actualizado el