¿Cuánto podemos ahorrar usando una bicicleta eléctrica?

Movilizarse en las ciudades puede ser una tarea engorrosa, tantos coches y transportes pueden estresar a cualquiera.

Pero debemos salir de casa y caminar no siempre puede ser una alternativa, ya sea por la distancia, el tiempo, la practicidad o comodidad.

Por eso, una bicicleta puede ser una buena solución, aunque tanto pedaleo puede ser agotador si vamos al trabajo o la universidad.

No desesperes, aquí te daremos la solución, la bici eléctrica. Te contaremos algunos datos importantes y las grandes ventajas que nos ofrece este transporte a continuación.

Un poco de historia

La bicicleta eléctrica o Ebike es, básicamente, una bicicleta con motor. Según los registros de patentes de Estados Unidos de 1895, fue Ogden Bolton el inventor de esta bici. Este invento marcó el precedente de lo que luego tomó la marca Giant Lafree e-bikes para sus bicicletas con motor central en la década de los noventa.

Fue con la crisis de petróleo de 1973, en Estado Unidos, que comenzaron a distinguir una oportunidad en las bicicletas eléctricas, que funcionan sin petróleo. A raíz de este florecer, Egon Gelhard desarrolló las primeras bicicletas eléctricas como las conocemos hoy en día.

En 1982, inventó una forma de asistencia con el pedaleo. El motor no funcionaba solo, sino que por la fuerza de tracción del pedaleo, se generaba una energía asistente.

¿Cómo funcionan las Ebike?

Este tipo de bicicletas funcionan con un motor a batería y un sistema de imanes muy interesante.

Existen distintos modelos de motores según la marca, pero todos tienen un funcionamiento similar. Además, gracias a las regulaciones europeas, existen algunas normas que deben respetar.

En general, los modelos actuales tienen motor central, aunque antes solía verse un motor en la parte trasera o delantera.

Dependiendo del uso que vayas a darle, los motores de Ebikes están desarrollados con distintas potencias, no es igual un motor para la ciudad que uno de montaña.

Esto es importante tenerlo en cuenta a la hora de elegir uno.

Lo más importante a saber es que todos estos motores son de asistencia, por lo tanto, ninguna te permitirá acelerar sin pedalear ni logrará subir a más de 25 km/h por normativa europea.

Ventajas de la bicicleta eléctrica

Sin dudas, este vehículo tiene grandes ventajas, a continuación desarrollaremos las más importantes.

Ahorro económico

La inversión en una bicicleta eléctrica puede suponer entre 800 y 2.000 euros, dependiendo de las especificaciones de cada modelo, el uso que se le vaya a dar y la marca.

Aún así, mantener una Ebike es muy económico, no existe comparación con una motocicleta o un coche.

Se estima que por recarga de la batería, si utilizas la bici para ir al trabajo o como actividad recreativa, el gasto sería de aproximadamente 12 euros al año. Esto se calcula muy fácilmente, debes hacer la siguiente operación: Coste recarga (€) X Recorrido anual (Km) = Coste anual (€/año)

Menor desgaste físico

Obviamente pedalear requiere de un desgaste físico, aunque gracias a la asistencia del motor, por cada pedaleo ahorrarías cuatro.

Sí, es definitivamente una ventaja, no dejas de hacer actividad física, pero quizá es mejor para no llegar desalineado al trabajo y poder hacer trayectos en menor cantidad de tiempo. Estas bicicletas son muy utilizadas también por los deportistas, ya que les permite realizar la actividad por más tiempo.

Ahorro ecológico

Aunque la "E" de Ebike hace referencia a "eléctrica", también podría aplicarse a "ecológica". Obviamente la bicicleta a pedal de toda la vida es buena para el medioambiente pero considerando las ventajas que las bicicletas eléctricas nos brindan y comparándolas con otros vehículos con motor, estas son muy ecológicas.

Como hemos mencionado, nunca requirieron de petróleo y otros gases dañinos para el medioambiente, y la batería es recargable.

Actualizado el