Cómo mantener a raya el estrés en el trabajo

Muy probablemente en los últimos meses se han producido muchos cambios en tu lugar de trabajo. La pandemia, los ajustes de personal, el teletrabajo… seguramente han alterado tu forma de trabajar y también de vivir y ello podría haberte producido un poco de estrés. Si es así, aquí tienes unos consejos de la mano de Yellowbreak para mantenerlo a raya.

El estrés no es otra cosa que la respuesta de tu cuerpo a situaciones de peligro. Por ello, cualquier situación puede alterar tu bienestar. Por supuesto, en el trabajo esto es muy frecuente y puede perjudicar tu rendimiento y las relaciones con tus compañeros.

Además, el estrés puede producir diversos problemas físicos como taquicardia, jaquecas, tensión muscular, sensación de opresión en el pecho, pérdida de sueño, falta de apetito, cansancio y nerviosismo en general, situaciones que condicionarán tu día a día.

Del mismo modo, esta situación de estrés puede desencadenar un accidente laboral o incluso alguna enfermedad.

Por todo esto, aquí te dejamos 10 consejos para ayudarte a sobrellevar el estrés ocupacional. Son alguna recomendaciones que entran en el campo de la lógica y que te será fácil seguir:

  1. Lo primero, reconocer que sufres estrés. Localiza el foco del problema: exceso de trabajo, despidos, horario… Y mira a ver qué alternativas tienes para afrontarlo.
  2. Intenta mantener la cabeza fría. No te recrees en el problema, busca la solución. Analiza que te preocupa o te asusta y sé lo más racional posible.
  3. Si teletrabajas separa tus espacios. Si eres nuevo en esto del teletrabajo es muy importante que mantengas separado el lugar de trabajo del resto de la casa. Es decir, busca tu rincón para la tarea pero cuando termines olvídate de ella. Y procura no alargar la jornada laboral más allá de tu horario.
  4. Organízate bien. Afronta las tareas por orden y empieza por las más complicadas. No mezcles tareas y hasta que no acabes una no empieces la siguiente. Prioriza y deja para el final lo menos importante. Aunque a veces empezar por lo más fácil puede ayudar a que parezca que adelantas más. Valora si esto te conviene.
  5. Mantén tu puesto de trabajo ordenado. Esta consigna sirve tanto para el teletrabajo como para tu puesto en la oficina. Una mesa limpia ayuda a que tu mente te transmitirá paz. Una mesa desordenada solo enfatizará tu desazón.
  6. Descansa. Si estás estresado es importante el orden pero también el descanso. Tómate una pausa cada poco tiempo, respira hondo, date un pequeño paseo si puedes, piensa en otra cosa… No caiga en la trampa de no descansar para no perder tiempo. Eso es contraproducente y solo servirá para aumentar tu nerviosismo.
  7. Haz ejercicios de relajación. Puedes hacer pequeños ejercicio de relajación. Aquí tienes algunos:
    • Inhala despacio por la nariz, coge aire durante cuatro segundos y échalo por la boca durante otros cuatro.
    • Mueve la cabeza despacio hacia los lados. Primero llevando la barbilla hacia un hombro y después hacia el otro. Y después acercado la oreja a cada hombro. Siembre despacio y si forzar. Esto ayudará a relajar los músculos.
    • Haz estiramientos, dobla la espalda hacia delante sin forzar, no se trata de que llegue con los brazos al suelo. Solo que estires los músculos. Deja colgar los brazos y balancéalos suavemente.
    • En posición sentado, sube un poco las piernas y mueve los tobillos en círculo. Poco a poco. Primero hacia un lado y luego hacia el otro. Si puedes date pequeños paseos en cada descanso.
  8. Piensa positivamente. Busca imágenes mentales placenteras cuando te sientas agobiado. Esta es una forma de relajarse. Piensa en tus pasadas vacaciones, en las próximas, en tu familia, en tus hobbies… No te preocupes por situaciones que no puedes controlar o errores pasados. Es absurdo que te agobies por problemas que puedan surgir, intenta anticiparte a las situaciones pero no lamentarte antes de tiempo. Recuerda que nadie es adivino para saber qué pasará en el futuro. Y tú tampoco.
  9. Busca soluciones no problemas. Si crees que algo se está haciendo mal, no lo critiques. Busca soluciones y habla con las personas implicadas en el tema, tu jefe, tus compañeros… Puedes ayudar a mejorar la situación y será mejor para todos.
  10. Desconecta. Cumple con tu tarea lo mejor posible pero cuando hayas terminado, centra tu vida en otra cosa, en tu familia, amigos, ocio… Olvídate de todo lo que tenga que ver con tu jornada laboral. Desconecta.
Actualizado el