¡Únete!

¡Inscríbete gratis y recibe las mejores ofertas a través de "Territorio Ahorro"!

¡Suscríbete!

Casas pasivas y ahorro de energía

casas pasivas

Las casas pasivas están construidas en base a las condiciones climáticas donde se vayan a encontrar y su orientación, manteniendo una serie de características que mantengan una temperatura confortable en el interior de la vivienda durante todo el año sin necesidad de utilizar ningún sistema de refrigeración o de calefacción, generando así un consumo mínimo de energía.

Por lo tanto, ¿qué es una casa pasiva?

Una casa pasiva es una construcción eficiente que con el mínimo consumo de energía, mantiene un total confort térmico para sus habitantes, suponiéndoles un ahorro económico ya que no han de hacer un uso excesivo de aparatos de aire acondicionado o calefacción. Uno de sus principales recursos es la utilización de materiales no fundibles para poder obtener las condiciones ambientales óptimas como para prescindir al máximo de este tipo de aparatos.

Para ello la edificación ha de disponer de una buena envolvente y aprovechar al máximo las condiciones del entorno. Por ejemplo, cuando las condiciones climáticas son frías en el exterior, es necesario aprovechar el calor del interior de la casa, el procedente de los propios habitantes, de los electrodomésticos y el que proviene del exterior (la radiación solar) para así conseguir que nuestra vivienda no pierda calor y que la demanda de calefacción en la temporada de invierno sea muy inferior a la de cualquier construcción tradicional.

En el caso de que las condiciones climáticas sean de calor en el exterior, hay que sacarle todo el provecho a las sombras con protecciones solares o estructuras auxiliares junto con ventilaciones naturales en los períodos más frescos del día, como por ejemplo durante la noche para así poder rebajar la temperatura interior del domicilio.

En ambos tipos de condiciones climáticas es fundamental que el diseño incluya desde su base los principios de la arquitectura bioclimática, como por ejemplo, una buena ordenación de las diferentes estancias interiores de la casa o construir la casa hacia la orientación correcta para poder obtener el confort deseado.

Características de una casa pasiva

Para poder disfrutar de una casa pasiva que guarde todas las características necesarias para cumplir con todos sus objetivos, es fundamental confiar en profesionales en el sector, como por ejemplo CMYK Arquitectos, un estudio de arquitectura que guarda hasta el mínimo detalle para conseguir proporcionarte el hogar que deseas.

Estos son los 5 puntos clave a tener en cuenta para lograr construir una casa pasiva:

  1. Ha de presentar un óptimo aislamiento térmico en lo que corresponde a toda la envolvente del edificio, tanto de forma vertical como horizontal para poder reducir al mínimo todas las posibles pérdidas.
  2. Las carpinterías de las instalaciones han de contar con altas prestaciones dispuestas adecuadamente sobre el aislante. Dichas carpinterías han de estar orientadas y dimensionadas, si puede ser con protección solar. 
  3. Sellar las posibles infiltraciones y exfiltraciones de aire dentro del edificio, para evitar los intercambios energéticos no deseados, además de evitar las condensaciones, humedades y corrientes de aire que puedan tener lugar.
  4. Que la capa aislante sea colocada de tal manera que favorezca la ausencia de puentes térmicos. Esto se debe a que la pérdida de temperatura, tanto fría como de calor no sólo se produce a través de los techos y las paredes, sino también en las esquinas, las juntas o incluso las tuberías. Por este motivo, si la capa aislante presenta una continuidad en su estructura disminuirá considerablemente el riesgo de las condensaciones intersticiales y el moho superficial, siendo muy común en aquellas viviendas ubicadas en climas húmedos.
  5. Es muy recomendable que la vivienda disponga de una ventilación mecánica con un recuperador de calor integrado, proporcionando una eficiencia del 75%, en otras palabras, se puede recuperar aproximadamente un 75% del calor del aire saliente para transferirlo al aire entrante.

Estas son solo algunas de las principales tácticas que se pueden seguir para poder construir una casa pasiva, pero existen otras muchas otras que son igual de aplicables.

Sí es cierto, que en la mayoría de estas edificaciones conviene aplicar los principios de la arquitectura biocimática, ya que permiten aprovechar las condiciones del entorno y poder analizar cómo funciona la arquitectura tradicional de la zona.

Actualizado el