¡Únete!

¡Inscríbete gratis y recibe las mejores ofertas a través de "Territorio Ahorro"!

¡Suscríbete!

Cambiar el suelo: ¿parquet o tarima flotante?

suelo

A la hora de adentrarse en el mundo de las reformas integrales, el suelo de las estancias es uno de los elementos más importantes a tener en cuenta, pues dependiendo de su diseño, puede condicionar todo el estilo de un hogar.

Por lo general, las dos opciones más planteadas siempre son el parquet y la tarima flotante, por eso, en este artículo te explicamos sus principales diferencias, similitudes, ventajas e inconvenientes, para que escojas el suelo ideal para tu reforma.

Suelo de parquet

El parquet es un suelo elaborado con madera maciza como el pino o el roble, existen diferentes acabados en cuanto al diseño, aunque las formas cuadradas y rectangulares suelen ser las más socorridas.

Destaca por tener un considerable grosor y por su compleja instalación, dado que es un suelo fijado con adhesivos para mejorar su sujeción. Contar con una empresa especializada en la instalación de parquet es fundamental para terminar la obra con éxito.

El parquet proporciona un acabado inmejorable gracias a la calidad de sus materiales pero, su compleja instalación y el mayor coste de los materiales puede encarecer la reforma de la casa.

¿Qué es la tarima flotante?

La tarima flotante es un material colocado sobre listones de madera fijados previamente, por lo que no utiliza ni adhesivos ni otros elementos de fijación, provocando la existencia de un vacío en su interior.

Puede estar elaborada con madera maciza o con la mezcla de varias maderas, proporcionando una infinidad de acabados, lo que se puede aprovechar para conseguir un estilo único.

Además, es más económica y rápida de poner, y se puede limpiar sin deteriorarla, aunque no se puede reparar, si no que se tendrá que sustituir la pieza rota.

Actualizado el