¿Por qué el ejercicio debe convertirse en un hábito?

ejercicio

Cuando se convierte en un hábito, la actividad física cambia tu vida de muchas maneras. No es necesario que te conviertas a un deporte pesado, lo importante es no permanecer inactivo y hacer del ejercicio un pasatiempo.

Independientemente de la edad, un estilo de vida más activo aporta muchos beneficios, entre ellos:

¿Qué es la actividad física y por qué es importante?

Según la revista de deporte y vida saludable Alpinalia, nos explica que el deporte, que es una disciplina intensa, la actividad física son todos los movimientos del cuerpo que implican un gasto de energía. Por lo tanto, cualquier cosa que ponga el cuerpo en movimiento, incluso los hábitos cotidianos como caminar y limpiar, ayuda a mantenerse activo.

¿Sabías que el sedentarismo es un importante factor de riesgo para muchas enfermedades, casi tanto como el tabaquismo? De ahí la expresión "sentarse es el nuevo fumar".

Beneficios para la salud

Además de mejorar tu condición física y tu salud en general (aumento de la fuerza muscular, mejora de la función respiratoria, entrenamiento del corazón y activación de la circulación sanguínea), el ejercicio ayuda a proteger contra muchas enfermedades, por nombrar algunas:

  • Enfermedades cardiovasculares: la tasa de mortalidad relacionada con este problema disminuiría entre un 20 y un 40% gracias al ejercicio físico;
  • Ciertos cánceres: los estudios sugieren que también reduciría el riesgo de cáncer de mama (entre un 20% y un 30% en comparación con un estilo de vida sedentario), de pulmón, de recto y de colon (entre un 20% y un 40%);
  • Diabetes de tipo 2: dos horas de caminata semanal reducirían a la mitad el riesgo de morir prematuramente de diabetes gracias a un mejor control de los niveles de azúcar en sangre y del peso, mientras que la inactividad aumenta su desarrollo.

La actividad física también ayuda a:

  • Reducir los niveles de colesterol malo en favor del colesterol bueno;
  • Fortalecer las articulaciones en caso de artritis;
  • Reducir el riesgo de osteoporosis;
  • Alivia el dolor de espalda.

Para las personas mayores, moverse más a menudo mejora el equilibrio y la coordinación de los movimientos, prolonga la autonomía y previene el riesgo de fracturas del cuello del fémur. Los asmáticos también perciben una mejora significativa de su calidad de vida: tolerancia al esfuerzo, mejor forma física, bienestar psicológico.

Beneficios para el organismo

  • Mantenimiento de la forma física;
  • Estabilización del peso a largo plazo;
  • Un cuerpo más firme y una silueta refinada.

Beneficios para la mente

  • Bienestar psicológico (producción de endorfinas y dopamina);
  • Reducción de la ansiedad y de los riesgos de depresión;
  • Tratamiento eficaz del insomnio (sueño más sereno);
  • Mejora de las funciones cognitivas (concentración, memoria, toma de decisiones);
  • Lucha contra el estrés;
  • Desarrollo de la confianza en sí mismo;
  • Buen humor y actitud más positiva ante las dificultades;
  • Reducción del riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer.

Ideas de ejercicios fáciles, combinados con actividades de ocio

Para ser eficaz, la actividad física debe ser un hábito diario. No se trata de hacer mucho una vez a la semana o una vez al mes, sino de practicar con la mayor regularidad posible. De ahí la importancia de realizar una variedad de ejercicios. Hasta la más mínima actividad puede convertirse en ejercicio, sobre todo si no te gusta demasiado el deporte: ir de compras, pasear al perro, etc.

Los profesionales de la salud recomiendan un mínimo de 30 minutos de ejercicio moderado cinco días a la semana. Esto equivale a caminar 5 km en una hora para una persona sana. Hay muchos otros ejercicios que puedes hacer: footing, artes marciales, tenis, natación, ciclismo, trampolín, remo o kayak, aquabike, aeróbic, danza, yoga, pilates, senderismo, bolos, etc.

Nuestros consejos

¿No tienes tiempo? 30 minutos al día son suficientes. Reserva un espacio de tiempo antes del trabajo, durante el descanso o por la tarde para una sesión de gimnasio, por ejemplo. También puedes hacer ejercicio sin moverte de tu escritorio gracias a los numerosos y sencillos programas de YouTube y otros sitios especializados.

Y para motivarte a practicar con constancia, utiliza aplicaciones móviles que te adapten un programa, te sirvan de memoria y registren todas tus actuaciones. Al principio puede parecer una molestia, pero los beneficios resultantes te mantendrán en el hábito.

Actualizado el