¡Cómo poner una mesa correctamente y que quede bonita!

mesa

El protocolo en tu mesa del día a día.

Para aquell@s que disfrutan de las mesas bien puestas.

Si quieres que el resultado sea inmejorable, te recomiendo que sigas estos pasos:

1. Parece básico, pero has de tener en cuenta el número de comensales y el tamaño de la mesa.

2. Una vez con esas premisas claras, hay que escoger el mantel. Es la superficie más grande, y tiene un papel principal. Nos marcan toda la decoración: El estilo, el color. Recomiendo siempre materiales naturales: algodón, lino, caminos de arpillera, salvamanteles de fibras vegetales...

Ponlo en la mesa, bien planchado, por cierto. Te dará una impresión que te facilitará el paso 3.

La disposición formal de la servilleta es a la izquierda, pero se permiten otras posibilidades en pro de la estética. Se puede incluir un servilletero. (El protocolo formal no lo incluye).

3. Una vez seleccionado el mantel, hay que decidir la vajilla.

Aquí incluyo el bajo-plato, que tiene una doble función; la meramente decorativa, y la de proteger la mesa. Para buscar el contraste o para enriquecer el resultado podemos hacer uso de caminos de mesa y salvamanteles.

El menú elegido condiciona las piezas y las características de la vajilla, sin olvidar el dibujo y el color. Por ejemplo, un mantel liso nos facilita la posibilidad de apostar por una vajilla dibujada.

En cambio, para un mantel estampado, a priori, optaría por una vajilla lisa. Si incluimos un platito para el pan, éste irá posicionado a la izquierda, en la parte superior.

4. Con el mantel colocado y la vajilla planteada, escogeremos la cubertería. Hay una tendencia clara a los dorados mates.

Para un puesta en escena formal, se colocan el tenedor a la izquierda con las púas hacia arriba, y el cuchillo a la derecha con la sierra mirando a los platos, luego la cuchara , si la hay. Es fácil de recordar si piensas que se colocan en una posición más exterior según se van a utilizar.

Pero existen otras formas más sorprendentes y más elaboradas que trasmiten un mensaje de cuidado del detalle. Podemos introducir elementos añadidos que apoyan el estilismo, dan color, marcan una estación o celebración.

Existen en el mercado cantidad de posibilidades a la hora de elegir cubertería. Normalmente son de mucha duración, así que es muy importante hacer una meditada selección.

5. El siguiente paso es la cristalería: Podemos tenerlas escogida, pero no colocarla hasta el final, pues dificulta el acceso al centro de la mesa.

Suele estar compuesta de un mínimo de dos piezas. Para el agua y para el vino. Ahora está cambiando el protocolo de tamaños; y es tendencia colocar vaso para el agua en lugar de copa.

6. El último paso es la decoración. Generalmente un centro de mesa.

Hay que tener en cuenta varias cuestiones. En ningún caso debe dificultar la fluidez en la comunicación visual entre comensales. En caso de decoración floral, ésta, no debe trasmitir olor que interfiera en la degustación de los platos. Debe tenerse en cuenta que tiene que haber espacio para las fuentes de comida, y, en la actual situación de pandemia, es absolutamente imprescindible que el centro tenga una base y no apoye directamente sobre el mantel y no esté en contacto con la vajilla o cristalería.

Como toda decoración, ha de estar equilibrada tanto en dimensiones como en tonalidades. Es lo más llamativo de la mesa, y, según mi criterio, fundamental.

No recomiendo colocar velas en celebraciones de día. Se puede incluir información sobre el menú o marcasitios para los comensales.

Pues hasta aquí los pasos básicos para decorar vuestra mesa. Espero os sea útil y consigáis un gran resultado. Podéis mandaros vuestras mesas decoradas y dejarnos vuestros comentarios.

Actualizado el