¿Competencia o cooperación?| Lea qué son las Fintech y cómo funcionan

El término Fintech se ha oído escuchando con cada vez más fuerza dentro del sector de las finanzas en todo el mundo. Este concepto ha sido capaz de revolucionar el mercado global en un contexto digital totalmente asentado. Como no podía ser de otra manera, también ha llegado a España y a continuación mostraremos sus repercusiones y funcionamiento.

¿Qué son las Fintech?

El término Fintech surge de la unión de las palabras finanzas y tecnología en inglés, y hace alusión a aquellos servicios financieros que utilizan el desarrollo tecnológico para que los usuarios tengan más facilidades a la hora de realizar ciertas operaciones referentes al dinero.

Cada vez son más las empresas que se valen de este tipo de método, pues ofrece al cliente un servicio rápido, sencillo, cómodo y transparente. Esto provoca que la inversión en Fintech sea cada vez más alta, y que los principales analistas hayan cifrado en altos porcentajes la capacidad de evolución y desarrollo de este sistema tecnológico-financiero.

Dentro de las principales aplicaciones que presenta Fintech a la hora de facilitar la vida de los clientes en gran medida, podemos destacar las siguientes:

  • Pagos y transacciones de forma instantánea, a través de dispositivos como móviles, ordenadores, tablets o relojes inteligentes. También conocido como método Bizum.
  • Gestión de finanzas personales ofreciéndole al cliente toda la información bancaria de forma clara y sencilla
  • Plataformas de consultoría y comercialización para inversiones
  • Nuevos planteamientos de financiación y concesión de créditos

¿Cómo afecta las Fintech a la banca española?

Sólo en el año 2015, casi 100 empresas Fintech empezaron a operar en España, adquiriendo grandes ingresos en términos de millones de euros. Este crecimiento se prevé exponencial, y cada año España alberga un gran número de empresas que se rigen bajo los parámetros del sistema tecnológico-financiero.

A pesar de que España aún no se encuentra en los primeros puestos dentro de la Unión Europea, las múltiples ventajas citadas anteriormente hacen que nuestro país invite a la suma de este tipo de iniciativas con el fin de que los españoles disfruten de operaciones sencillas, cómodas y transparentes dentro del sector económico y financiero.

En plena era digital, que los usuarios puedan valerse de las operaciones financieras a través de tecnología supone una verdadera ventaja, ya no sólo con el cliente, sino también con las entidades bancarias, que permiten una mayor interacción y actividad en sus labores como profesionales.