Ahorrar energía con un grupo de trabajo

Son muchos los factores que se han descrito como claves para la productividad laboral pero una de las más importantes es la eficiencia. Realizar más trabajo en menos tiempo es la meta pero, ¿cómo puede conseguirse ahorrar en energía y recursos sin desmerecer la calidad del trabajo?

La solución estriba en el nivel de integración entre los miembros de tu equipo de trabajo. Debe conseguirse que el grupo no se conciba como una suma de individuos sino como un colectivo integrado que trabaja al unísono. Esta debería ser la meta principal para los jefes que quieren liderar.

¿Cómo ahorrar energía con la cohesión grupal?

La inversión de recursos personales y económicos tiene una relación directa con la capacidad de trabajo de nuestros empleados. La descentralización, la falta de comunicación y, en suma, la ausencia de cohesión grupal repercute negativamente en la productividad laboral, lo que supone un mayor gasto de energía.

Cuando nuestros trabajadores ejecutan sus acciones en sintonía con sus compañeros, la maquinaria se pone en marcha de forma fluida. Los recursos que se gastarían en corregir, rehacer o incluso comunicar se ahorran. Esto nos permite más energía para llevar a cabo las tareas. Todo ello se traduce en una mejor productividad.

Consigue un grupo de trabajo integrado

El coaching corporativo es una buena manera de trabajar la cohesión grupal de tus empleados. Llevar a cabo actividades fuera de vuestro lugar de trabajo que requieran trabajo en equipo potencia el vínculo que une a tus trabajadores. Además, al tratarse de actividades con un componente de aventura, se potencia la interacción social. Esto, en última instancia, también ayudará a incrementar la cohesión grupal.

En Outdoor Factory contamos con múltiples actividades y deportes que crearán situaciones idóneas para comprobar el grado de cohesión de tus trabajadores. Si quieres ahorrar energía en el lugar de trabajo empieza por incrementar la cohesión grupal.

Envia tu factura