¿Cómo sacar partido al espacio de mi vivienda?

Antes que nada, debes preguntarte qué representa para ti tu vivienda:

  • ¿Ese lugar en el que refugiarte cuando llegas de un día cansado?
  • ¿Es el lugar donde pasas más del 70% del tiempo al día?
  • ¿Es tu palacio, tu tesoro, dónde descansas y disfrutas y acoges/invitas a familiares y amigos?
  • ¿No te gusta nada pasar por casa y es simplemente tu parada para tus necesidades más básicas como ducharte o dormir?
  • ¿Ni siquiera te has parado a pensar qué representa tu casa?

Antes de empezar a reorganizar y ser consciente de lo que uno verdaderamente necesita tiene que hacer este acto de conciencia para poder avanzar en el proceso de organización del espacio.

Y es que muchos de nuestros problemas personales son ocasionados por el caos y desequilibrio que encontramos en nuestro hogar. En Área Feng Shui nos encontramos con muchos clientes frustrados, que simplemente se sienten agotados sin hacer nada, que no tienen creatividad o encuentran problemas de comunicación con los demás. También nos hemos topado con personas que simplemente han perdido el entusiasmo por la vida, que no se fijan objetivos ni son capaces de soñar o crear nuevos proyectos por miedos y ataduras, por angustias o desengaños… Simplemente hay infinidad de traumas, de infelicidades y falta de paz porque nuestra casa nos representa y es una extensión de lo que somos o estamos padeciendo en el día a día.

Lo más importante para cualquier persona que quiera empezar a sentir la libertad de tener todo organizado y en orden es comenzar por el llamado “Vacío”.

¿En qué consiste hacer el Vacío?

Para poder organizar tu casa hay que tener una mentalidad correcta. Principalmente consiste en ser totalmente consciente y humilde de lo que estás usando y está en buen estado y retirar, regalar, donar o vender todo aquello que ya no necesitas. Al final se trata de cosas materiales a las que desgraciadamente el ser humano se apega mucho pero que realmente.

Por lo tanto, el primer paso para reorganizar tu espacio es deshacerte de todo aquello que verdaderamente no necesitas o llevas mucho tiempo sin usar, por no mencionar todo aquello que simplemente ya no sirve o está en mal estado (roto, dañado, de aspecto feo…)

Estos objetos que no necesitas y están asfixiando tu espacio además te están perjudicando personalmente, aunque no seas consciente de ello.

Se trata de un recorrido por toda la casa, hasta el último rincón para decidir qué objetos hay que retirar y cuales consideras que debes mantener. Lo ideal sería categorizar los objetos, por ejemplo:

  1. Ropa
  2. Complementos
  3. Papeles
  4. Utensilios de cocina
  5. Objetos decorativos
  6. Trastos...

Y una vez tengas claro con qué te quedas, ordenar dónde es más práctico por esas categorías.

Puedes empezar por donde más te apetezca. Tu dormitorio, seguido del salón, comedor, cocina, sala de estar, baños…. Lo perfecto es identificar qué sentido tiene cada objeto, si está en buen estado y si lo estás usando.

Desde Área Feng Shui somos capaces de ayudarte a reconocer todo aquello que tienes que eliminar y te está atando al pasado. Desde todo aquello acumulado en un cajón hasta libros que ya no lees o nunca has llegado a leer y por supuesto la ropa que no te pones o ya no sienta bien.

También es importante mentalizar a los más pequeños de desprenderse de todo lo roto o que ya no sirve o no usan nunca. La idea de que acumular y tener muchas cosas es símbolo de abundancia no es del todo cierta. Si todo lo que te rodea tiene un significado, un sentido, está en buen estado y se usa como es debido, la situación es maravillosa, pero si tenemos por tener y acumulamos sin saber ni lo que tenemos es una señal muy mala y peligrosa para nuestro bienestar y el de toda la familia.

En Área Feng Shui tenemos una metodología concreta y sistema probado para resolver este problema y que seas capaz de reorganizar los espacios de tu vivienda. Sin estrés y con consciencia plena de todos los pasos.

¿Qué te puede ocurrir cuando empiezas a realizar el Vacío?

Estamos tan apegados a lo material que, aunque nos esté haciendo mal no somos capaces de deshacernos de ello. A veces simplemente no queremos ni verlo o nos puede la pereza porque no sabemos por dónde empezar.

Ante este proceso varias causas sintomáticas pueden ocurrirte:

  • Dolores de estómago
  • Diarreas
  • Vómitos
  • Dolores de cabeza
  • Boqueras

Sin embargo, vivir el desapego, aunque conlleve algunos malestares físicos, solo proporciona bienestar en tu vida. Notarás poco a poco como mejoran tus relaciones, te sentirás en paz y tranquilidad…

¡Recuerda cuando limpias y reorganizas tu casa, Limpias y reorganizas tu vida!

91 198 06 07