¡Únete!

¡Inscríbete gratis y recibe las mejores ofertas a través de "Territorio Ahorro"!

¡Suscríbete!

ACCIONES QUE PODEMOS TOMAR PARA DISMINUIR NUESTRA HUELLA AMBIENTAL

Reciclar

Es imposible negar el impacto negativo que hemos causado en el planeta, pues tan solo basta con ver las noticias para darnos cuenta de la cantidad de problemas que se han presentado por el uso desmedido que hemos hecho de los recursos naturales.

Es por eso que con la intención de crear conciencia desde 1970 se conmemora el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra, esta fecha representa el punto en que la cantidad de recursos demandados por la población mundial ha superado al estimado que la tierra es capaz de producir en un año.

Desde su primera edición el día de la sobrecapacidad se ha presentado cada año antes, muestra de que nuestra cantidad de recursos consumidos no para de aumentar. Únicamente en 2020 se retrasó unas semanas, coincidiendo con los paros a nivel mundial causados por la pandemia de Covid-19, por ello si queremos mejorar las condiciones ambientales debemos modificar ciertas conductas:

  • Uso responsable del agua; es necesario ir más allá de cerrar la llave mientras nos lavamos los dientes o nos enjabonamos el cuerpo, es importante reutilizar el agua usada para lavar los platos o recolectar agua de lluvia para usarla en actividades de limpieza.
  • Aprovechamiento de la energía; actualizar nuestros electrodomésticos antiguos y las luces de casa por aparatos de bajo consumo puede ser una buena forma de empezar, pero si queremos hacer un poco más podemos apostar por la instalación de sistemas de autoconsumo, los cuales se encarga de generar energía limpia a partir de recursos naturales renovables como la luz solar y el aire.
  • Reciclaje y reutilización; es muy importante separar las basuras, pues de esta manera ayudamos a facilitar el proceso de reciclaje, pero dentro de casas podemos aprovechar los residuos orgánicos para la fabricación de fertilizantes y en algunos casos hasta de biogás, además también se puede dar una segunda vida a muchos objetos como frascos y recipientes plásticos.
  • Combatir la obsolescencia programada; aunque es algo que aparentemente no está en nuestra manos, la verdad es que sí tenemos control sobre las cosas que compramos, es por eso que debemos intentar extender todo lo posible la vida de nuestros objetos, ya sea ropa, utensilios de casa, o equipos electrónicos y evitar hacer compras compulsivas solo con la intención de tener la última novedad, aun si no la necesitamos. 
  • Dar preferencia a productos locales; aunque no todo el tiempo es posible, sobre todo en el tema de electrónicos y ropa, es muy importante intentar consumir productos que sean producidos en nuestra zona, de esta manera evitamos transportes innecesarios y con ello la producción de gases nocivos.
  • Reducir los envases de un solo uso; estos son uno de los objetos que más contaminan y los encontramos normalmente en alimentos procesados, su periodo de uso es muy corto en comparación con el tiempo y recursos que requieren para su fabricación, por eso es mejor optar por alimentos frescos y sin empaque.

Algunos de los cambios presentados anteriormente, pueden suponer una inversión importante de capital, sobre todo cuando se trata de reemplazar electrodomésticos o implementar sistemas de generación energética ecológicos, por lo que, para algunas personas e incluso empresas esto puede suponer un impedimento para su aplicación.

Sin embargo los gobiernos se preocupan cada vez más por el impacto que generamos en el planeta y por esa razón han aumentado las subvenciones para fomentar la adopción de alternativas responsables con el medio ambien, ejemplo de esto son comunidades importantes en españa como Galicia en donde se brindan ayudas para reemplazar calderas a base de combustibles fósiles por modelos a base de biomasa, o en Madrid donde se han invertido 12 millones de euros para ayudar a las empresas a mejorar su eficiencia energética.

Como podemos darnos cuenta, el medio ambiente continúa ganando terreno, posicionando su cuidado en el nivel de prioridad que le corresponde, por lo que siendo positivos, es posible que en un futuro no muy lejano podamos al fin vivir en un mundo donde se equilibre la naturaleza y las actividades humanas.  

energia limpia

Actualizado el