Se encuentra usted aquí

Reforma energética: La Tarifa de Último Recurso cambia de nombre

Como anunciábamos el jueves pasado, el viernes tras el consejo de ministros, el ministro José Manuel Soria anunciaba las medidas que han tomado y que empezarán a aplicarse con el fin de comenzar una reforma energética que suponga la eliminación del déficit de tarifa eléctrico.

Con estas medidas se espera ahorrar al sistema un total de 4 500 millones de euros que supondrían el equilibrio del sistema.

Recorte en el sistema eléctrico

La reforma eléctrica pasa por reducir los gastos del sistema e incrementar los ingresos. Es decir, cada agente del sistema tendrá que poner de su parte en esta reforma, desde las redes de distribución como los agentes reguladores o los propios usuarios.

Los recortes de gastos en el sistema eléctrico supondrán 2 700 millones de euros anuales que serán asumidos por las empresas del sistema. De ahí que tras el anuncio de estas reformas se hayan visto caídas en bolsa tanto en las compañías energéticas como en Red Eléctrica de España.

Estas medidas de recortes afectan a:

  • Renovables, cogeneración y residuos: se establece una rentabilidad fija equivalente al 7,5%
  • Redes de transporte y distribución: se establece una rentabilidad fija equivalente al 6,5%
  • Medidas para disminuir el coste de producción eléctrica y mejorar la eficiencia de las centrales así como disminución de la retribución de las centrales de ciclo combinado
  • Sistema básico de incentivo para las Islas Baleares y Canarias
  • Mayores ingresos, suben los peajes de acceso

Otra de las modificaciones para alcanzar el ahorro de 4 500 millones de euros en el sistema es la subida de los peajes de acceso y que supondrá de nuevo otra subida en la factura de los usuarios tras la última subasta de electricidad. Los usuarios con esta medida aportarán 900 millones de euros más anuales.

La última medida será aportada por el gobierno asumiendo 900 millones de euros dentro de los presupuestos generales del estado.

Cambio de nombre de la TUR

Por último, la Tarifa de Último Recurso cambia su nombre a Precio Voluntario al Pequeño Consumidor y ampliará el número de comercializadoras para suministrar a estos clientes que hasta ahora solo podían hacerlo a través de las Comercializadoras de Último Recurso.

Desde nuestro punto de vista, creemos que esta medida tiene tan solo un factor psicológico ya que el cliente en ocasiones se ve más seguro contratando estas tarifas. En realidad, existen tarifas más baratas que ésta y que están referenciadas a las tarifas reguladas, es decir, aportan la misma “seguridad” de equilibrio de precios que el cliente busca.