Se encuentra usted aquí

Consejos útiles para hacer frente a una mudanza

Una mudanza no es una actividad que opera en solitario, hay numerosas actividades conexas que aparecen como consecuencia de un cambio de domicilio, como por ejemplo, la compra de nuevos muebles o contratar un nuevo servicio de Internet y teléfono o una nueva tarifa de luz y gas.

Para afrontar una mudanza, debes planificarte con tiempo, de lo contrario puede ser estresante. A continuación te proponemos unos consejos para que te puedas mudar eficazmente en tres meses.

3 meses antes de la mudanza

Si vives de alquiler, debes rescindir tu contrato de arrendamiento mediante carta certificada con acuse de recibo.

Si te mudas solo, debes organizar tus enseres en cajas de cartón o bien si solicitas los servicios de una empresa de mudanzas, puedes realizar una estimación del volumen que vas a desplazar mediante un presupuesto online.

En regla general puedes optar por varias fórmulas, desde la básica (la empresa se ocupa solamente de la carga, transporte y descarga de tu mercancía) hasta la más completa (la empresa se ocupa absolutamente de todo).

2 meses antes de la mudanza

Se aconseja clasificar, dar o incluso tirar aquellos objetos que no vas a usar más. Si te mudas solo, piensa en recuperar cajas de cartón en los supermercados o bien comprarlas. Guarda todo lo que necesites hasta que te mudes.

Indica con un rotulador bien visible los nombres de las cajas de cartón. Reserva una caja especial para el día siguiente a tu mudanza con utensilios, cargadores y ropa básica, de este modo, evitaras buscar en tus innumerables cajas de cartón cuando te hayas mudado.

1 mes antes de la mudanza

Aconsejamos que informes a tus proveedores de acceso internet de tu cambio de dirección y de tu rescisión del contrato Internet y de electricidad. Esta es la ocasión para que puedas estudiar las diferentes ofertas del mercado y contratar un nuevo proveedor.

Cuando cambies de dirección, ten en cuenta que Correos propone el servicio de “Domicíliate” para comunicar el cambio de dirección postal. Piensa en comenzar a consumir todos los alimentos del congelador, y disminuye tus visitas al supermercado.

15 días antes de la mudanza

Estos quince días son decisivos, debes decir adiós a tu antigua demora y proyectarte en la nueva. Debes darte de baja de los contratos de agua, gas, luz, y solicitar el alta en la nueva residencia. Avisa también de tu cambio de dirección a tu banco, seguros, organismos sociales, y en definitiva a todos los remitentes habituales de tu correo postal.

7 días antes de la mudanza

Ten a tu alcance lo imprescindible (documentación por ejemplo), guarda en un bolso joyas, dinero y objetos de valor, es un riesgo que se pierdan y no suelen ser pesados. Si tienes niños pequeños y animales, debes organizarte para que alguien los cuide el día de tu mudanza. Confirma bien la hora con la empresa de mudanzas, y verifica que no habrá problemas para el aparcamiento del camión, avisa también a tus vecinos para evitar malas sorpresas.

¡El día de la mudanza!

Organízate para que haya una persona presente en tu nueva demora para recibir a los empleados de la empresa de mudanzas. Cuando los empleados acaben su trabajo, verifica que todo esté en buen estado. Si constatas anomalías dispones de 48 horas para realizar una reclamación.

¡Buena suerte!