Se encuentra usted aquí

Situación del gas natural y de las calderas de condensación

Llama azul

El IDAE, Instituto para la Diversificación del ahorro y la energía en “Consumos del Sector Residencial en España” recoge que del consumo de los hogares en España según fuentes energéticas, el gas natural representa el 24,9%, es por tanto, la fuente de energía más utilizada en nuestro país para calentar los hogares durante el otoño-invierno.

Y es que no es de extrañar que el gas natural sea el combustible más utilizado en nuestro país para calentar los hogares y/o producir agua caliente. El gas es un factor de eficiencia para ahorrar en calefacción y agua caliente sanitaria (acs) ya que además de la facilidad en el suministro por la red de gas natural existente, proporciona confort y rapidez y es el combustible convencional de menor emisión de CO2 por cada unidad de energía obtenida y, por tanto, de menor emisión de contaminantes.

Algunos datos sobre el gas

Sedigas, la Asociacion Española del Gas, recoge en su informe anual sobre el gas en España en 2015, que el sistema gasista español suma ya más de 7,5 millones de clientes, cuenta con una red de transporte y distribución de 83.830 kilómetros, una cifra que se ha duplicado desde el año 2.000.

  • Reducción de emisiones de Co2 y mejora de la calidad del aire
  • En el sector doméstico-comercial, el gas natural es el combustible de mayor penetración en la climatización de los ámbitos residencial y terciario —en lugar de gasóleo, carbón y biomasa—.
  • El uso del gas natural reduciría considerablemente las emisiones de óxidos de nitrógeno, azufre y partículas sólidas, así como los gases de efecto invernadero en los dos primeros casos.
  • El gas puede ayudar a disminuir les emisiones de CO2, pero su verdadero potencial es su contribución a la mejora de la calidad del aire de las ciudades.
  • Competitividad para las empresas
  • El gas natural constituyó en 2014 el 19,6% de la energía primaria en España. En 1985 esta cifra era únicamente de un 2%, lo que da una idea del crecimiento que ha tenido en España esta fuente de energía y su importancia, no sólo desde el punto de vista medioambiental, sino también como factor de competitividad de las empresas españolas.

Calderas de gas instaladas

En la actualidad, existen en España cerca de 16.000 calderas de gas natural que proporcionan calefacción y agua caliente a edificios y comunidades de vecinos. Un número similar de calderas centralizadas funcionan con gasóleo u otro tipo de combustible y están instaladas principalmente en edificios de más de 20 años. Estas calderas resultan mucho menos eficientes (sobre todo con el paso de los años) y además son más contaminantes que las de gas natural.

Calderas de condensación

El número de calderas comunitarias a gas natural en España podría duplicarse en los próximos años, llegando a superar las 30.000 unidades, si se sustituyen las calderas que funcionan con combustibles más contaminantes por gas.

Existen diferente tipos de calderas de gas, atmosféricas , estancas, pero a la hora de elegir una caldera de gas ten en cuenta que las calderas de condensación son las calderas de gas más eficientes y de mejor comportamiento medioambiental.

El RITE, Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), aprobado por Real Decreto 1751/1998, de 31 de julio, fomenta la instalación de calderas que permitan reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno y otros contaminantes.

Las calderas de condensación tienen un excelente rendimiento energético, por encima de cualquier otra caldera de gas, ofrecen un potencial de ahorro energético y son las calderas de mayor clasificación energética en relación al consumo energético que tienen y de menor número de emisiones.

Para más información de energía llame al 91 198 10 05