Se encuentra usted aquí

España se beneficia de la Unión Energética Europea

El nuevo plan que plantea la unión energética en toda Europa podría beneficiar a España principalmente, pero también a otros países periféricos que forman parte del viejo continente y así evitar que se importe casi un 53% de la energía del exterior que supone alrededor de 400.000 millones de euros.

Todas estas decisiones pueden convertir a España en una solución al problema de seguridad energética, no solo porque tiene siete plantas de gas licuado que no se utilizan actualmente sino también su conexión con Argelia que puede ser de mucha ayuda, sobre todo para evitar consumir tanto gas natural enviado desde Rusia y eludir las presiones del país vecino.

El nuevo plan de unión energética se ha llevado a cabo tras arduas negociaciones, donde Portugal expresó su apoyo a España aunque también cuenta con la cooperación del país francés y se ha acordado una interconexión entre ambos países. Con la financiación del plan Juncker que podría aportar 315.000 millones de euros se espera conseguir un 15% de conexión en el año 2030.

La eficiencia energética es uno de los factores claves

El propio Miguel Arias Cañete, Comisario de Energía en el Parlamento Europeo , ha recalcado que la eficiencia energética es uno de los factores más importantes y además permite una rentabilidad no solo a nivel nacional sino también europeo. Según los últimos datos, la mitad de los hogares españoles son poco eficientes llegando la mayoría a la calificación E y muy pocos consiguiendo la calificación A o G, que son las más elevadas.

Las medidas de eficiencia energética podría suponer un ahorro en electricidad y gas natural para el consumidor doméstico. Cambiar sistemas de aislamiento, refrigeración o incluso las calderas de gas con el Plan Renove pueden suponer un ahorro del 1% y así se puede reducir las importaciones de gas en el viejo continente.

¿Cómo puede ahorrar energéticamente un consumidor?

El primer paso consiste en mejorar la eficiencia energética en los edificios o viviendas que han sido construidos antes del año 2007. Aspectos como una renovación de las ventanas que incorpore un mejor aislamiento, un cambio de caldera en el domicilio o incluso la instalación de gas natural para evitar emplear otras energías.

Para todos aquellos que ya disponen de electricidad o gas natural en el inmueble pueden buscar otras medidas de ahorro. Generalmente, se encuentran definidas por el tipo de tarifa energética contratada y una buena manera de reducir este importe es comparando oferta tanto de electricidad como de gas natural.

Las comparaciones de tarifas energéticas son totalmente gratuitas, donde no se necesitan facilitar datos personales y no existe obligatoriedad de contratación tras obtener el listado con las más económicas. El cliente puede decidir en todo momento con quién contratar y gestionar el cambio de manera completamente gratis.